Las células madre de la grasa mejoran el pronóstico de pacientes graves de COVID-19, según un estudio

Las células madre de la grasa mejoran el pronóstico de pacientes graves de COVID-19, según un estudio liderado por investigadores del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, la Clínica Universidad de Navarra, y el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.
Fermín Sánchez-Guijo, investigador del IBSAL y uno de los responsables del proyecto
Fermín Sánchez-Guijo, investigador del IBSAL y uno de los responsables del proyecto
IBSAL

Según la información facilitada por el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL), con sede en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, los responsables del proyecto han llevado a cabo una investigación multicéntrica de terapia celular con células madre procedentes del tejido adiposo para el tratamiento de pacientes críticos de COVID-19.

Mediante un programa de uso compasivo, autorizado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), han demostrado que "en el 75 por ciento de los pacientes tratados con esta terapia disminuyó la inflamación y aumentó la actividad de su sistema inmunitario".

Esta investigación ha sido publicada en la revista especializada EClinicalMedicine, que pertenece al grupo The Lancet, ha reseñado el IBSAL en la información facilitada a Europa Press.

Aunque los pacientes incluidos en este estudio se han tratado únicamente en los cuatro centros mencionados previamente, en el trabajo han colaborado también investigadores del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia, la Universidad Complutense de Madrid, el Hospital General Universitario de Alicante y los centros de investigación Cima Universidad de Navarra y el Instituto de Bioingeniería Universidad Miguel Hernández.

Estos centros pertenecen a la Red Nacional de Terapia Celular (TerCel) y a dos centros de investigación biomédica en red, el de enfermedades respiratorias (CIBERES) y cardiovasculares (CIVERCV), todo ellos pertenecientes al Instituto de Salud Carlos III.

CÉLULAS MADRE

La investigación ha evaluado la tolerabilidad y seguridad de la administración a los pacientes de células madre mesenquimales derivadas del tejido adiposo, ha reseñado la documentación aportada tras la publicación.

Las células madre mesenquimales, conocidas como células multipotentes, pueden diferenciarse en diversos tipos celulares manteniendo una alta capacidad de renovación. Las procedentes de las células del tejido adiposo (adipocitos) tienen efectos antiinflamatorios e inmunomoduladores, son de fácil acceso y presentan una gran capacidad de expandirse -también en el laboratorio- durante periodos de tiempo largos sin perder sus características.

El ensayo ha consistido en la administración a los pacientes de entre una y tres dosis de estas células procedentes de donantes sanos. "Dos semanas después de la primera dosis, nueve pacientes mejoraron su condición clínica y siete estaban ya extubados y fuera de la UCI.

En ningún caso observamos efectos adversos relacionados con el tratamiento", ha indicado el doctor Fermín Sánchez-Guijo, hematólogo del Servicio de Hematología y responsable del Área de Terapia Celular del Hospital Universitario de Salamanca y del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL), profesor de la Universidad de Salamanca y primer firmante del trabajo publicado.

ESTUDIO CLÍNICO

Esta investigación presenta los resultados de un estudio en el que "por primera vez se ha tratado con células madre mesenquimales a los pacientes de COVID-19 sometidos a ventilación mecánica", ha destacado el IBSAL.

Según el doctor Francisco Fernández-Avilés, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, en las unidades de Producción Celular han podido almacenar estas células madre y "disponer de ellas para administrarlas a los trece pacientes participantes en el estudio".

"Todos ellos se encontraban en estado crítico y habían recibido tratamiento previamente con antivirales y antiinflamatorios, protocolo terapéutico que se está empleando hasta el momento para combatir la enfermedad", ha añadido.

"La terapia avanzada con células madre mesenquimales ya está aprobada para algunas enfermedades inflamatorias. A su vez, existe evidencia preclínica de que la administración intravenosa de esta terapia celular en modelos de infección respiratoria causada por virus reduce el daño pulmonar", según el doctor Felipe Prósper, investigador senior del Cima, director del Área de Terapia Celular y codirector del Servicio de Hematología y Hemoterapia de la Clínica.

"Por este motivo, junto con el hecho del papel de la inflamación en la patogenia del daño pulmonar asociado al SARS-CoV-2, pensamos que esta terapia podría ser una alternativa beneficiosa para los pacientes graves de COVID-19", ha continuado Felipe Prósper.

MEJORÍA GENERALIZADA

En esta serie preliminar de casos, los investigadores observaron "una mejoría generalizada" de los parámetros de ventilación, radiológicos y biológicos de los pacientes asociados a esta terapia celular.

Según los expertos, los resultados obtenidos en este estudio representan la base para "seguir avanzando" con el objetivo de demostrar si este tratamiento es realmente eficaz en pacientes con neumonía por COVID-19.

En estos momentos, la iniciativa ya cuenta con la aprobación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) para la realización del ensayo clínico fase 2, cuyo objetivo será demostrar la eficacia del tratamiento frente a la terapia estándar.

Este trabajo es el primer estudio publicado que incluye una serie de pacientes con neumonía grave por COVID-19 tratados con esta terapia celular. Según el doctor Damián García Olmo, jefe de Departamento de Cirugía General y del Aparato Digestivo de la Fundación Jiménez Díaz, "en la actualidad se han iniciado múltiples estudios con células madre en pacientes con neumonía por COVID-19, tanto en España como en otros países del mundo, en los que se plantean la utilización de diversas fuentes de células madre como la medula ósea, la grasa o la placenta".

"Estamos convencidos de que nuestros resultados son particularmente relevantes ya que apoyan la realización de dichos estudios", ha apostillado Damián García Olmo a través de la información facilitada por el IBSAL.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento