Herida una trabajadora de una carnicería en Asturias al quedar su mano atrapada en la máquina picadora

  • La mujer, de 46 años, fue trasladada al hospital, donde los bomberos pudieron finalmente liberarla de la máquina.
  • El accidente ocurrió en la localidad de Cangas del Narcea.
Una trabajadora que resultó herida en Cangas del Narcea al quedar su mano atrapada en una máquina picadora es trasladada al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).
Una trabajadora que resultó herida en Cangas del Narcea al quedar su mano atrapada en una máquina picadora es trasladada al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).
SERVICIO DE EMERGENCIAS DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS

Una mujer de 46 años resultó herida en la tarde de este jueves en un accidente laboral al quedar su mano atrapada en una maquina picadora cuando trabajaba en una carnicería de Cangas del Narcea (Asturias).

Los hechos ocurrieron sobre las 19.32 horas en una carnicería ubicada en la calle Uría de la citada localidad, según informó el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA).

En un primer momento, efectivos de una dotación de Bomberos del SEPA del parque cangués intentaron sin éxito sacar la mano atrapada de la máquina, por lo que fue trasladada al Hospital Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea.

Desde allí, la mujer fue trasladada en un helicóptero medicalizado de los Bomberos del SEPA hasta el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en un viaje que realizó sentada y con la máquina apoyada en el suelo.

Un equipo de bomberos formado por seis personas -dos mandos y cuatro efectivos- lograron liberar la mano de la máquina en el quirófano del hospital, en una operación que se prolongó durante más de hora y media.

Para lograr culminar con éxito la excarcelación, los bomberos quitaron en un primer momento la carcasa de la máquina con una mini radial, para lo que realizaron unos doce cortes, y fueron retirando poco a poco diversos tornillos hasta desarmar prácticamente la totalidad de la máquina y llegar al tornillo sin fin donde la mujer tenía la mano atrapada.

Durante la operación se tuvieron que realizar cortes con extrema precisión y siempre refrigerando con agua. En algunos momentos, incluso, los bomberos tuvieron que sostener la máquina en el aire para poder hacer cortes desde abajo.

La mujer permaneció durante todo el proceso protegida de la maquinaria que se estaba utilizando, mientras el equipo médico la mantenía estabilizada. Al final se realizaron dos últimos cortes y, con ayuda del cirujano plástico, se logró liberar la mano.

Los bomberos entraron al quirófano con equipos de esterilización facilitados por el servicio sanitario. Entre otros equipos emplearon tres mini radiales y un mini taladro, varios juegos de llaves y un taladro atornillador eléctrico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento