El Gobierno de Aragón respaldará a la planta de General Motors de Figueruelas con una subvención de 5,8 millones de euros que se distribuiría durante tres años y serviría para apoyar la construcción del nuevo Meriva.

Así lo explicó ayer el consejero de Economía, Alberto Larraz, después de la reunión mantenida en Galicia con representantes del Ejecutivo central y de otras comunidades autónomas para tratar la situación del sector del automóvil en España.

GM para mantener la producción prevista necesita 590 millones de euros de liquidez de forma urgente.

Esta ayuda, una de las más cuantiosas que el Gobierno aragonés ha otorgado a la planta de Figueruelas, serviría para facilitar la puesta en marcha del nuevo modelo del Meriva y se supedita a que su fabricación no se demore. Está previsto que arranque en enero de 2010, aunque la dirección europea de General Motors ya ha avisado de que para mantener la producción prevista necesita 590 millones de euros de liquidez de forma urgente.

Precisamente ayer se reunieron también los sindicatos del comité de empresa de la fábrica para decidir qué propuestas remitirán a la dirección para acometer la reducción de un 20% en la producción para el próximo año.

Los sindicatos solicitarán que los recortes se realicen en el trabajo diario y aseguraron que no admitirán la eliminación del turno de noche. En el caso de que hubiera un nuevo expediente de regulación, exigirán que se distribuya por toda la plantilla.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA.