'El Gobierno va a defender que Repsol y las empresas (...) sean por supuesto españolas con condición española, que tengan autonomía y que tengan independencia, y lo va a hacer en el respeto al libre mercado', dijo en la sesión de control del Congreso.

'Velaremos por apoyarlas (a las empresas españolas) pero no vamos a intervenir', agregó, en línea con declaraciones anteriores en el sentido de que la venta de una participación significativa en Repsol al grupo ruso Lukoil o cualquier eventual comprador es un asunto empresarial.