¿Cómo funcionan las infiltraciones de silicio contra la flacidez de los glúteos?

Entrenar glúteos
Entrenar glúteos.
TeamFit Madrid

El silicio orgánico es un oligoelemento esencial en nuestro organismo para mantener una buena salud, ya que forma parte de la piel, los músculos, los huesos, el cabello, las uñas y de los vasos sanguíneos.

En este sentido, "se trata de un mineral que juega un papel importante en la síntesis de colágeno, elastina y las paredes arteriales, ayudando a cuidar la firmeza de la piel, a proteger la pared interna de las arterias y a algo tan esencial como es la fijación del calcio", destacan en NS Nutritional System de Cinfa

Uno de los efectos beneficiosos de este mineral es que "ayuda a mantener la elasticidad y firmeza de la piel", esto es, puede atenuar la aparición de arrugas y prevenir el envejecimiento de la dermis. Aunque se puede obtener mediante la alimentación, en muchas ocasiones es complicado mantener unos niveles adecuados.

¿Por qué se produce la flacidez? ¿Cómo se puede prevenir?

La flacidez ocurre cuando la piel o el tejido muscular pierden firmeza y, como consecuencia, "se produce una alteración de la elasticidad en los tejidos, disminuyendo por completo la creación de colágeno y elastina", indican en las Clínicas Diego de León. En ocasiones este problema se produce en los glúteos o en las extremidades. 

Una de las causas principales es el proceso de envejecimiento, pero existen una serie de factores que provocan una repentina flacidez como "llevar a cabo una mala alimentación con déficit de proteínas, excesos de grasas y azúcares añadidos; estar en constante dieta sin ningún tipo de control médico, e incluso tener una vida totalmente sedentaria y no realizar ninguna actividad física", añaden. Además, el consumo de tabaco y la exposición solar prolongada pueden acelerar todavía más este proceso, "generando la destrucción de las fibras de colágeno y elastina". 

De esta manera, una opción para combatir la flacidez es llevar un estilo de vida saludable que incluya buenos alimentos de alimentación y ejercicio físico regular. No obstante, cuando esto no es suficiente se puede recurrir a la medicina y cirugía estética. Así, uno de los procedimientos no invasivos para tratar la flacidez en los glúteos es mediante la infiltración de silicio orgánico.

¿Cómo se utiliza el silicio orgánico?

Este tipo de tratamiento sirve para reafirmar los glúteos mediante pequeñas infiltraciones de productos naturales como vitamina C o, en este caso, silicio orgánico. Las Clínicas Esquivel, especializadas en medicina y cirugía estética, utilizan este tratamiento para reafirmar los tejidos y glúteos combinando ambos productos.

"A partir de la segunda sesión, el glúteo va adquiriendo dureza y tonificación", destacan. En pacientes con flacidez cutánea, ese tratamiento se combina con radiofrecuencia. No sirve para dotar de volumen al glúteo y, tal y como señalan, es importante combinarlo con ejercicio físico y una alimentación equilibrada.

El silicio puede reestructurar las fibras elásticas y de colágeno de la piel para mejorar su estructura, elasticidad y brillo. El tratamiento se puede realizar mediante varias técnicas de mesoterapia corporal. En el Instituto Médico Láser (IML) realizan la "inyección intradermal por multi-punción" y una "técnica líneal retro-trazadora" para las infiltraciones de silicio orgánico. 

Por un lado, "la técnica lineal retro-trazadora se basa en introducir la aguja de mesoterapia de forma paralela a la dermis y apretar el émbolo, mientras se retira lentamente. Así depositamos la sustancia en la dermis de manera lineal". La otra técnica se basa en la introducción de la punta de la aguja de manera perpendicular a la piel para conseguir infiltrar el silicio orgánico gota a gota.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento