El segundo día del juicio entre Johnny Depp y 'The Sun' lo protagonizan el Dr. Jekyll, Mr. Hyde y un famoso tatuaje

El actor Johnny Depp, en el juicio contra el periódico 'The Sun'.
El actor Johnny Depp, en el juicio contra el periódico 'The Sun'.
Doug Peters / GTRES

En el primer día del juicio, apareció la palabra monstruo. Pero, como era obvio, Johnny Depp negó serlo. En el segundo, la defensa ha recurrido a un ataque: quizá no un monstruo las 24 horas del día, sino como esa mitificada figura literaria: el Dr. Jekyl y Mr. Hyde. 

El actor de cintas como Descubriendo Nunca Jamás, Ed Wood o Enemigos públicos se ha enfrentado a las palabras de Sasha Wass, la abogada de News Group Newspapers, grupo editorial del periódico británico The Sun, a quienes demandó por libelo y difamación, así como a su editor, Dan Wootton.

En esta segunda jornada, Wass ha comenzado preguntando a Depp acerca de un incidente que ocurrió en marzo de 2013 y que tendría que ver con uno de los tatuajes más famosos del intérprete: "Wino Forever", célebre porque, hasta que lo modificó en 1993, se podía leer "Winona Forever" en referencia a la actriz Winona Ryder, quien acudirá en los próximos días a testificar a favor de su expareja y compañero de rodaje en películas como Eduardo Manostijeras.

La letrada ha recordado que Amber Heard, que también está en el juicio apoyando la causa de la publicación, aseguró que hizo una broma sobre el tatuaje en unos días en los que Depp bebía demasiado tras haber pasado casi medio año de sobriedad.

"No recuerdo dicha conversación", ha contestado Depp, a lo que Wass ha replicado que debería recordarlo pues, según la versión de Heard, abofeteó tres veces la cara de su exesposa por el chiste, algo que inmediatamente negó el actor nominado al Oscar. 

Wass insistió en que el relato de la actriz de Aquaman incluye su arrepentimiento posterior, cómo "se derrumbó" cuando volvió en sí y se dio cuenta de lo que había hecho, pero Depp también se mostró inflexible en su postura: "No le pegué a la Sra. Heard".

Las dos mitades

Acto seguido, el Tribunal Superior de Justicia de Londres hubo de escuchar el correo electrónico que Amber Heard escribió pero que nunca llegó a enviar y en el que acusa al actor de vivir "en un mundo de facilidades" y en el que le compara con el Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

"La mitad de ti, la amo. Locamente. La otra mitad me da miedo", afirmó en el mail la actriz, llegando a aceptar que sabía que estaba "lidiando con el monstruo" cuando bebía. El actor acusó al "documento" presentado como prueba una especie de "póliza de seguro para más adelante" que la actriz escribió para construir su relato desde el principio de la relación.

Depp agregó que las evidencias son "evidentemente falsas" y que la acusación de que es un maltratador es un "engaño" pergeñado por Heard. Fue así como se pasó, debido a que ocurrió en aquel mismo mes, al siguiente incidente que se discutió en esta segunda jornada.

Se trata de una agresión en forma de varios golpes que Heard asegura que le propinó Depp después de que se gritaran a raíz de una pintura de la expareja de la actriz, la fotógrafa y artista plástica Tasya van Ree, que estaba colgada en su casa de Los Ángeles.

Según lo que leyó Wass que declaró un testigo, Johnny Depp le pidió a Heard que quitara el cuadro "como un gesto de cortesía" hacia él, algo que la intérprete de 34 años no hizo. Eso sí, el actor ha negado tajantemente que tratase de quitar la pintura por su cuenta y prenderle fuego.

Los celos y los perros

Wass quiso entonces dirigirse directamente a Depp para preguntarle si es alguien celoso, lo cual fue confirmado por el protagonista de Piratas del Caribe: "Sí, sí, puedo ser celoso". Esto llevó a que hablaran, para finalizar este segundo día del juicio, sobre el incidente en el vuelo de Boston a Los Ángeles en mayo de 2014.

Wass, representando al grupo editorial pero refiriéndose a hechos concretos de Amber Heard al ser gracias a estos testimonios por los que decidió denominar a Depp como "maltratador" (literalmente en inglés, "golpeador de esposas") en un titular en 2018, recordó que este caso es un compendio de todos los males que el achacan a Depp.

Presuntamente, Depp habría estado "gritando obscenidades" a Heard y mencionándole al actor James Franco, de quien Johnny Depp "sospechaba" que su pareja estaba teniendo un affair. Comenzó a tirarle cubitos de hielo pero tuvo un momento de "furia ciega" y llegó a abofetearla, marchándose después al cuarto de baño, donde se desmayó.

El actor de Charlie y la fábrica de chocolate desmintió los hechos y rechazó de pleno el haber llamado a Heard "puta" o "furcia barata". "Fue la Sra. Heard quien me estaba reprendiendo, gritándome y, como es su costumbre, comenzó poner la cosa más física", ha asegurado, como ya hiciera en la primera jornada, haciendo hincapié en su versión de que era ella quien empezaba las peleas. Depp agregó que él cogió una cojín del sofá y durmió "en el suelo del baño" del avión privado.

La única ocasión del juicio en el que Wass ha preguntado y el actor le ha dado la razón ha sido en una pregunta sobre el perro de Amber Heard, que se comió "bastante hachís y cannabis". "El cachorro agarró una pequeña bolita de hachís y se la llevó antes de que pudiera alcanzarlo". El otro incidente con perros, en el que Heard afirma que el actor sacó a una de sus mascotas por la ventanilla de un coche en marcha, fue tildado por Depp de "absoluta falsedad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento