EE UU supera los tres millones de casos de coronavirus tras sumar un millón en el último mes

Varias personas con mascarillas por el coronavirus esperan en la puerta de un hospital en Florida, EE UU.
Varias personas con mascarillas por el coronavirus esperan en la puerta de un hospital en Florida, EE UU.
CRISTÓBAL HERRERA / EFE

Estados Unidos superó este miércoles los 3 millones de casos confirmados de COVID-19 tras haber sumado en el último mes más de un millón, inmerso ahora en la polémica sobre la posible reapertura de los colegios en otoño que el Gobierno del presidente Donald Trump quiere impulsar.

Según los datos del recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, EE UU, el país más castigado del mundo por el coronavirus, alcanzó las 3.016.515 infecciones con 131.666 fallecidos.

Por detrás de EE UU, con la mitad de casos, está Brasil con 1.668.589; la India, con 742.417, y Rusia, con 699.749.

En cuanto al número de fallecimientos, les siguen al país norteamericano Brasil, con 66.741 muertos; el Reino Unido, con 44.602, e Italia, con 34.914.

Tan solo en el último mes, EE UU ha añadido más de un millón de casos, con repuntes en varios estados como las Carolinas, Texas, Florida y California.

Necesidad de personal médico

Ante esta situación, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, indicó que los esfuerzos del grupo de trabajo de la Casa Blanca para el coronavirus se están centrando en los estados que concentran la mitad de los nuevos contagios: Arizona, Florida y California, donde la principal carencia es la escasez de personal médico.

Pence señaló que en la última semana el Gobierno federal "ha estado procesando peticiones para desplegar unos 1.070 médicos, enfermeros y personal sanitario".

"En este punto, unos 525 médicos y enfermeras están sobre el terreno en Arizona, California y Texas y estamos gestionando una petición de Florida", dijo Pence en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

Por su parte, la coordinadora de la respuesta del Ejecutivo a la pandemia, la médico Deborah Birx, consideró en la misma comparecencia ante los medios que los estados que están experimentando repuntes deberían acogerse de nuevo a las recomendaciones de la fase 1 de la vuelta a la normalidad. En ese sentido, citó medidas como llevar mascarillas faciales y evitar ir a bares o restaurantes, o participar en eventos en sitios cerrados.

La Casa Blanca defiende la vuelta a clase

La responsable dio este consejo pese a que el presidente de EE UU, Donald Trump, ha insistido en varias ocasiones en que la economía no debería paralizarse de nuevo por la pandemia, e incluso si los casos crecen.

EE UU rebasó este miércoles los 3 millones de casos, pero buena parte de la rueda de prensa estuvo dedicada a apoyar la vuelta de los colegios en otoño, y Trump publicó dos tuits defendiendo esta medida y lanzando amenazas.

"En Alemania, Dinamarca, Noruega, Suecia y muchos otros países, LAS ESCUELAS ABREN SIN PROBLEMAS. Los demócratas piensan que les perjudicaría políticamente si los colegios de EE UU abren antes de las elecciones de noviembre, pero es importante para los menores y las familias. ¡Se les puede cortar la financiación si no están abiertas!", escribió el mandatario.

En otro mensaje en la misma red social Trump criticó las "duras y caras" recomendaciones de los gubernamentales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) para la reapertura de los colegios.

"Mientras que quieren abrirlos están pidiendo a los colegios que hagan cosas muy poco prácticas. ¡¡Me reuniré con ellos!!", clamó.

Pence, no obstante, se mostró más comedido en sus palabras y, preguntado por la prensa sobre la amenaza del presidente de retirar fondos a las escuelas que no abran sus puertas, respondió que la mayor parte de la financiación proviene de los estados.

Incentivos a los estados

Aun así, indicó que actualmente el Gobierno mantiene conversaciones con el Congreso sobre nuevas formas de financiación. "Vamos a ver la manera de dar a los estados un fuerte incentivo y motivación para que los niños vuelvan al colegio", indicó.

Sin embargo, también destacó que hay que tener en cuenta la posibilidad de que los centros educativos de algunos estados o de comunidades locales con muchos casos de coronavirus puedan tener limitaciones en la reapertura o que solo puedan abrir un determinado número de días.

"Seremos muy respetuosos con eso", afirmó el vicepresidente, quien, no obstante, avisó de que es "imperativo" que los estados adopten medidas para que los menores vuelvan a clase.

Tras las críticas de Trump a las recomendaciones de los CDC, Pence anunció que la Casa Blanca está colaborando con este organismo para reabrir los colegios.

"Bueno, el presidente lo ha dicho hoy, no queremos unas recomendaciones demasiado duras", reflexionó el vicepresidente. "Por esta razón la próxima semana, los CDC van a emitir una nueva serie de herramientas, cinco documentos diferentes que darán más claridad sobre las instrucciones para ir hacia adelante".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento