Miguel Ángel, haciendo malabares
Miguel Ángel Lanau, haciendo malabares en La Alameda CARLOS ESCOLÁSTICO

Empezó aprendiendo de su hermano a hacer malabares con tres pelotas. Luego a hacer equilibrio con la escoba. Y se preguntó ¿y si me pongo en la barbilla una silla? Y de ahí pasó a objetos mayores.

Con la práctica Miguel Ángel Lanau es capaz de hacer equilibrio y malabares con mesas de colegio, bancos de iglesias, vallas de metal de las obras... y hasta con bicicletas de Sevici . Así lo demostró en su paso por Sevilla hace unos días. Porque Miguel Ángel es de Huesca pero su novia es sevillana, por eso viene muy a menudo.

La semana pasada trajo su espectáculo Miguelbarista y a gozar, un show donde realiza auténticas filigranas con vallas, sillas y bicis, aliñadas con mucho humor.

Miguel estudia para ingeniero técnico forestal, aunque lo que él quiere es dedicarse al teatro de calle y los malabares. «Creo que tengo un don», dice, «cuando la gente me ve actuar en la calle me grita '¡Tú sí que vales!' Me animan a que me presente al programa, pero no me interesa la fama», reconoce.

Para contactar con él, escríbale a miguelbarista@hotmail.com.

MÁS NOTICIAS DE SEVILLA