Todo sobre los abdominales hipopresivos, para qué sirven, cómo se hacen, contraindicaciones…

  • Ayuda a reducir centímetros de cintura, tonificar el abdomen y fortalecer el suelo pélvico sin dañar la espalda. 
  • La técnica es compleja, por lo que es mejor ponerse en manso de un profesional, al menos las primeras veces. 
  • Están contraindicados en caso de embarazo e hipertensión. 
Los abdominales se realizan en apena, es decir, sin respirar durante unos segundos
Los abdominales hipopresivos se realizan en apnea, es decir, sin respirar durante unos segundos
Zona Retiro / Flickr

Desde hace unos años se habla mucho de los hipopresivos, abdominales hipopresivos, gimnasia abdominal hipopresiva… como un tipo de ejercicio que nos ayuda a reducir el abdomen o ejercitar el suelo pélvico. Sin embargo, este tipo de gimnasia es mucho más compleja de lo que parece y puede ayudarnos en muchas más cosas, pues en realidad, trabajan toda la musculatura de nuestro cuerpo, desde los pies a la cabeza.

¿Qué es la gimnasia abdominal hipopresiva?

Los abdominales hipopresivos son unos ejercicios que se enfocan en el área abdominal y que, a diferencia de los abdominales clásicos, no realizan ningún tipo de presión ni impacto en la zona ejercicios, de ahí su nombre. Son realizados por medio de pautas posturales y respiratorias que provocan una contracción del músculo diafragma y que tonifica de forma refleja la musculatura de la faja abdominal y el suelo pélvico. Deben hacerse en apnea, es decir, que, durante la contracción, tenemos que estar unos segundos sin respirar.

Debido a que es una técnica compleja en la que la postura es de vital importancia, lo mejor es acudir, al menos al principio, a un profesional experto a que nos enseñe a hacerlos correctamente.

¿Qué beneficios tiene?

Normalmente, las mujeres se interesan por los abdominales hipopresivos para recuperar la figura y el suelo pélvico después del parto. Sin embargo, este método va mucho más allá y, practicado con asiduidad, sus efectos son mucho más globales.

•Mejora del tono de los músculos abdominales y del suelo pélvico.

•Reducción de la circunferencia de la cintura y mejora estética de la zona.

•Reducción de la diástasis abdominal -separación de los músculos rectos del abdomen- tras el parto.

•Mejoran la postura corporal y la salud de la espalda en general.

•Mejoran los problemas de incontinencia urinaria y las disfunciones sexuales.

•Previenen las hernias.

Mejoran de la función cardíaca pulmonar.

•Mayor coordinación del cuerpo.

•Aumento del rendimiento deportivo

Salvo contadas excepciones, como el embarazo, la hipertensión, los abdominales hipopresivos puede realizarlos todo el mundo, y están especialmente indicado en caso de:

•Problemas relacionados con la debilidad del suelo pélvico, como pérdidas de orina, dolor en las relaciones sexuales, prolapsos de órganos como el útero o la vejiga.

•Durante el postparto, donde son comunes la incontinencia, el abdomen abultado, la diástasis…

•Tener al abdomen abultado, pues reducen la cintura y fortalecen el abdomen sin dañar el suelo pélvico.

•Dolor lumbar, al ayudar a fortalecer la espalda y a corregir la postura.

•Hernia discal. Al mejorar el tono pélvico y corregir la postura, disminuye la presión sobre el disco.

•Deficiencia respiratoria, pues ayudan a mejorar la función respiratoria y aumenta la capacidad cardiorrespiratoria.

Cómo se hacen

Para realizarlos correctamente, es recomendable hacerlos bajo la supervisión de un profesional, al menos hasta dominar la técnica, que consiste básicamente en:

•Colocarse en la posición correcta, que puede ser de pie, sentado, en cuadrupedia, tumbado boca arriba, de lado, de rodillas… y en cada una de estas posturas las consideraciones técnicas van a variar. Cada postura tiene unas peculiaridades, que habrá que seguir a rajatabla para que el ejercicio sea efectivo.

•Inhalar. Tendrás que llenar tus pulmones al máximo.

•Exhalar. Vacía completamente los pulmones.

•Con los pulmones completamente vacíos, abre las costillas y eleva las vísceras (mete tripa todo lo que puedas) sin respirar y sin perder la postura inicial. Aguanta unos segundos, al menos cuatro. Con la práctica, el tiempo en apnea se irá ampliando.

•Inhala.

Haz dos respiraciones profundas y vuelve a empezar. Una sesión completa de hipopresivos suele durar unos 20-30 minutos.

Para practicar hipopresivos, los expertos aconsejan:

•Practicar principalmente por la mañana.

•No es recomendable hacerlos antes de dormir -lo ideal es al menos tres horas antes-, pues activan sistema nervioso simpático y puede alterar el sueño.

No hacer hipopresivos después de comer, sobre todo su ha sido una comida copiosa.

•Vaciar la vejiga antes de empezar e ingerir algo de líquido antes.

Ventajas sobre las abdominales clásicos

La gimnasia abdominal hipopresiva tiene algunas ventajas sobre los abdominales clásicos y, en muchos casos, pueden ser el complemento ideal:

•Los abdominales clásicos generan una fuerza que aumenta la presión dentro del espacio abdominal. Esta presión intra-abdominal puede, a la larga, debilitar la musculatura del suelo pélvico. Los hipopresivos no generan esa presión.

•Los clásicos están contraindicados después del parto si te tiene diástasis, pues pueden incrementarla. Los hipopresivos ayudan a que esta diástasis se corrija.

•Los abdominales, sobre todo en los que nos tumbamos bocarriba con las piernas flexionadas, pueden ser perjudiciales para los discos intervertebrales y no están recomendados para personas con hernias, mientras que los hipopresivos sí están indicados e incluso pueden ayudar a que rebajar la presión sobre los discos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento