Sánchez no descarta pedir ayuda al Fondo europeo de rescates si empeora la situación sanitaria por la Covid

El presidente español, Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en una imagen de archivo.
El presidente español, Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en una imagen de archivo.
Moncloa

La petición de ayuda al fondo europeo de rescates (MEDE) ha dejado de ser este miércoles una posibilidad de la que el Gobierno prefería no pronunciarse para convertirse en una opción natural que se estudiará en los próximos meses. El presidente, Pedro Sánchez, no solo no la ha descartado, sino que ha rechazado que "nos dé vergüenza" recurrir a instrumentos financieros como el MEDE y ha vinculado la decisión de pedir un crédito a un eventual empeoramiento de la situación sanitaria por la Covid.

"Ójala no nos veamos obligados a utilizarlo, porque significaría que la pandemia haya remitido y la tengamos totalmente controlada, pero todo eso va a estar referido a la evolución futura e inmediata en el próximo semestre de una pandemia que a día de hoy tenemos controlada en Europa", ha dicho el presidente, en una comparecencia conjunta en Moncloa con el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte.

"Lo que no tiene mucho sentido es que creemos instrumentos y luego nos dé vergüenza utilizarlos, si vamos dando pasos en una respuesta comunitaria a este tipo de instrumentos, no tiene por qué haber ningún reparo en poder utilizarlo", ha dicho Sánchez.

El MEDE permite que los países de la UE pidan créditos por valor de hasta 2% de su PIB para afrontar exclusivamente gasto sanitario y relacionado con la Covid, según las condiciones específicas que aprobó debido a la pandemia. Eso sí, durante la crisis financiera de 2008, el país en cuestión debe solicitar esta ayuda, algo que se ve como un estigma que Sánchez ha querido eliminar este miércoles, tanto ante la posibilidad de que España lo solicite o que lo haga Italia, cuyo primer ministro es preguntado frecuentemente sobre esta cuestión.

Sin embargo, Sánchez ha quitado hierro este miércoles a la cuestión de terminar pidiendo ayuda al fondo europeo de rescate. "Estamos hablando de una línea precautoria sin ningún tipo de condición y referida al gasto sanitario necesario para salvar vidas", ha precisado.

Entente para el Fondo de recuperación

Italia y España son los dos principales países de la UE afectados por la pandemia y antes de recurrir al MEDE -una posibilidad que Conte ha apuntado eventualmente para septiembre- sus dos dirigentes han reforzado este miércoles en Madrid su frente común -al que también se suma Portugal- para conseguir que el Consejo Europeo del 17 y 18 de julio acuerde ya un reparto del fondo de recuperación de la UE que, según defienden estos países, no debe disminuir al cuantía que fijó la Comisión Europea en su propuesta, 750.000 millones.

Además, Sánchez ha recordado que el MEDE solo concede créditos y que por eso es tan importante que los Veintisiete no modifiquen tampoco algo que España quiere conservar y los llamados "países frugales" quieren modificar, el actual equilibrio entre transferencias directas y créditos, de lo que Holanda o Suecia quieren que haya más que las primeras.

"Todas estas líneas son prestamos, no transferencias, por ahora Europa solo ha dado respuesta a través de préstamos, por eso es tan importante que se mantenga la propuesta de la Comisión Europea, sobre todos los 500.000 millones vinculados a transferencias -los 250.000 millones restantes son préstamos-" en el acuerdo que España, como Italia y Portugal, quieren cerrar ya la semana que viene.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento