Un 18% de los pacientes de radioterapia de Baleares se ven forzados a cambiar de domicilio para asistir a las sesiones

Un 18% de los pacientes de radioterapia de Baleares se ven en la necesidad de cambiar de domicilio para poder asistir a las sesiones, según el informe 'Acceso al tratamiento de Radioterapia en España', elaborado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR).
Equipo de radioterapia de alta precisión del Hospital Universitario de Badajoz.
Equipo de radioterapia de alta precisión del Hospital Universitario de Badajoz.
JUNTA

El informe profundiza en las diferencias territoriales en el acceso a este tipo de tratamientos como un foco de desigualdad. Frente al 18% de pacientes que se ven forzados a un cambio de residencia, en comunidades como Madrid, Galicia o Navarra son sólo un 2 o 3 por ciento.

"Con la radioterapia no somos todos iguales, porque depende del lugar de residencia ya que no todos los hospitales la tienen", ha señalado el presidente de la AECC, Ramón Reyes, para destacar la necesidad de garantizar que todos los pacientes tengan acceso a esta terapia, vivan donde vivan.

La radioterapia contribuye al 40 por ciento de las curaciones del cáncer, y alrededor del 60 por ciento de los pacientes oncológicos necesitarían recibirla, si bien no todos los pacientes tienen acceso a esta "vital" terapia, según el informe.

Además, Baleares y Canarios son los que tienen el gasto más elevado por sesión en transporte público con 20,26 euros al día en el caso del archipiélago mediterráneo. El gasto en desplazamiento en tranporte público interurbano para recibir 25 sesiones, con un acompañante, se eleva en las Islas a 1.031 euros, frente a los 813 en la Península en el mismo escenario.

En Baleares, el transporte sanitario aéreo o marítimo a otra Comunidad o provincia está cubierto por normativa publicada en 2016, y hay compensaciones para los desplazamientos de Formentera a Ibiza, pero no se especifica nada si se tienen que desplazar dentro de la isla. Con todo, el informe sitúa a Baleares entre las Comunidades que tardan más de seis meses en reembolsar los gastos de desplazamiento.

Según el informe, las comunidades autónomas que tienen una situación más crítica en cuanto a acceso a radioterapia son Castilla y León y Aragón, dado que tienen provincias que no disponen de servicios de radioterapia; y en términos de distancias y tiempos Baleares, Canarias y Andalucía.

El coste medio de un cambio temporal de domicilio para acudir a las sesiones es de 1.092,2 euros de media. Al mismo tiempo, el coste por desplazamiento a la unidad de radioterapia es uno de los más frecuentes que las personas enfermas debe afrontar para recibir el tratamiento, siendo lo más habitual el uso de un vehículo privado (propio o de un familiar).

Asociado a este coste está el tiempo invertido o los gastos derivados del estacionamiento. En concreto, en una media de 15 sesiones, recorriendo más de 100 kilómetros, una persona con cáncer gastará 231,8 euros invirtiendo una media de 3 horas por sesión.

"Estamos hablando de que es mucho dinero el que tienen que pagar los pacientes cuando acceden a este tratamiento que salva vidas. Aunque las comunidades autónomas están cubriendo parte de estos gastos, existe una enorme desigualdad, ya que, por ejemplo, hay regiones que pagan 30 euros de dietas al día y otras 5,80 euros", ha recalcado el presidente de la AECC.

EL 30% HACE CADA DÍA UN TRAYECTO DE 1 O 2 HORAS PARA RECIBIR LA TERAPIA

De hecho, el uso del transporte no urgente, ambulancia, es más alto en aquellos pacientes que residen a mayor distancia de la unidad de radioterapia y quienes menos disponen de un transporte alternativo. Los principales problemas asociados son principalmente la dificultad de viajar con acompañante y los tiempos de espera.

En este sentido, el estudio ha evidenciado que la "inmensa mayoría" de quienes usan la ambulancia como medio de transporte comparten el trayecto junto a otros pacientes, lo que implica un tiempo de espera considerable.

Además, casi un 30 por ciento de las personas con cáncer deben hacer un trayecto diario de entre una y dos horas para poder acudir a su tratamiento; mientras que para otro 30 por ciento estos trayectos superan las 4 dos horas, llegando incluso a alcanzar las cuatro horas de viaje solo para el desplazamiento.

El resto de los costes asociados al tratamiento de radioterapia inciden en mayor o menor medida en la persona enferma. Así, el cien por cien de los pacientes hace gasto en medicamentos y productos farmacéuticos para paliar los efectos secundarios; el 27 por ciento asume costes de comidas y tentempiés; un 6 por ciento necesita de los servicios de otros profesionales médicos; el 10 por ciento necesita contratar a personas para que les ayude en su viuda diaria; y el 31 por ciento tiene una pérdida de ingresos por dejar de desempeñar su trabajo.

"Estamos hablando de que un tercio de los pacientes que se pueden beneficiar de la radioterapia no la reciben y de que, aunque contribuye al 40 por ciento de las curaciones del cáncer, sólo se destina a ella un cinco por ciento del presupuesto dedicado al cáncer", ha comentado el presidente de SEOR, Jorge Contreras.

Por todo ello, los expertos han pedido que las ayudas a los pacientes para acceder a la radioterapia sean "iguales" en toda España, que se realicen un reembolso de los medicamentos dirigidos a tratar los efectos secundarios de la radioterapia, que se tenga en cuenta la situación económica del paciente a la hora de dar ayudas a los pacientes.

Finalmente, la AECC y SEOR han solicitado adecuar la organización de la asistencia a pacientes en tratamiento de radioterapia para disminuir el impacto negativo que largas distancias desde el domicilio producen en la calidad de vida de las personas afectadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento