La información sobre tarjetas y otros datos bancarios ofertada en un año en el mercado negro en Internet alcanzó un valor 276 millones de dólares (unos 212 millones de euros al cambio actual) y puede generar fraudes por 7.000 millones de dólares (5.372 millones de euros), según un estudio de Symantec .

Dentro del mercado de economía sumergida analizado -de julio de 2007 a junio de 2008-, la información sobre tarjetas representó el 31 por ciento del total de bienes y servicios anunciados, mientras que las cuentas bancarias supusieron el 20 por ciento.

Los números de tarjetas de crédito se venden a un precio de hasta 19 euros
De acuerdo con el informe, los números de tarjetas de crédito se vendieron por entre 0,10 y 25 dólares (0,7 y 19 euros al cambio actual), mientras que el valor potencial de los fraudes con estas tarjetas puede alcanzar los 5.300 millones de dólares (4.088 millones de euros).

En cuanto a los datos de cuentas, la información se vendió a un precio de entre 10 y 1.000 dólares (7,7 euros y 771 euros) y con estos datos se pueden defraudar hasta 1.700 millones de dólares (unos 1.311 millones de euros).

En el periodo analizado, se detectaron cerca de 70.000 anunciantes que colgaron más de 44 millones de anuncios de compraventa de estos datos robados.

La ciberdelincuencia, mayor en EE UU

Por áreas, Norteamérica alojó el 45% de servidores con ofertas de este tipo, la zona de EMEA (Europa, Oriente Próximo y África), un 38%; Asia/Pacífico, un 12% y Latinoamérica, un 5%.

El estudio advierte de que dentro de los "ciberdelincuentes" hay grupos "muy sofisticados y organizados" y que las localizaciones geográficas de los servidores de la economía sumergida "cambian constantemente" para evitar ser detectados.

El 94 por ciento de estos servidores tiene un ciclo de vida inferior a los seis meses.