Johnny Depp y Amber Heard se ven las caras en el primer día de juicio: "No soy un monstruo. Estaba enfadado"

El actor Johnny Depp, llegando al juicio.
El actor Johnny Depp, llegando al juicio.
Matt Crossick / GTRES

Mucha tela que cortar. Este martes por la mañana llegaban a la puerta del Tribunal Superior de Justicia de Londres, después de casi cuatro años desde que se divorciasen, Johnny Depp y Amber Heard para el juicio que el actor de 57 años tiene contra el diario The Suny que estuvo a punto de suspenderse debido a la pandemia del coronavirus. Por ello llegó el protagonista de la saga Piratas del Caribe con traje y pañuelo oscuro, mientras que la actriz de Aquaman, de 34 años, llegó con un pañuelo rojo embozando su rostro y de la mano de su hermana y de su abogada.

El intérprete demandó al grupo editorial del periódico británico, News Group Newspapers (subsidiaria de News Corporation, propiedad del magnate Rupert Murdoch), y al editor, Dan Wootton, por difamación y libelo, debido a un artículo de 2018 en el que tildaban a Johnny Depp de marido maltratador (literalmente "golpeador de esposas"), basándose en las acusaciones que Heard hizo sobre su noviazgo y -breve, menos de dos años- matrimonio.

El periódico, que tituló su reportaje "Potty: ¿cómo puede estar feliz JK Rowling de elegir al 'golpeador de esposas' Johnny Depp para la nueva película de Animales Fantásticos?", sostiene que no puede ser calumnia aquello que sea real, motivo por el cual Heard testificará a su favor.

Por ello no hay que confundir este procedimiento judicial con el que enfrentará a Depp contra Heard frente a un tribunal de Virginia, aún sin fecha concreta, por el presunto abuso que describió la actriz, aunque sin usar el nombre del actor, en una columna de opinión en el Washington Post en pleno auge del movimiento #MeToo.

Tal y como afirmó un portavoz de la actriz de La chica danesa a Vanity Fair, ella no quiere estar en el juicio de Londres: "Amber nunca quiso que se llevaran a cabo estos procedimientos. Ella obtuvo una orden de alejamiento por violencia doméstica contra Depp en 2016 y desde entonces ha tratado de seguir adelante. Es él quien inicia todo esto contra un periódico británico y la arrastra a los tribunales del Reino Unido para que testifique sobre algunos de los peores momentos de su vida".

Resumiendo de forma muy somera, la boda fue en 2015 y desde enero de 2017, momento de la separación, ambas partes se han acusado de malos tratos, abusos físicos y verbales, han aportado fotografías de contusiones y heridas -aunque se ha dudado tanto de la veracidad algunas de estas que hay riesgo de cárcel, como en el caso de Heard-, han conseguido apoyos de compañeros de Hollywood, como en el caso de Depp provenientes de sus exparejas o de Javier Bardem y Penélope Cruz, se ha dividido a los internautas hasta la obcecación en muchos casos y actualmente hay mucha información al respecto, en la que entra hasta la bisexualidad de la actriz, pero poca claridad de los hechos concretos.

Comienza el juicio

Al ser el primer día, quien habló fue la acusación. Es decir David Sherborne, el abogado de Depp. Este sostuvo que más allá de lo que pueda pensar cualquiera, la intención del protagonista de Sleepy Hollow y Eduardo Manostijeras es lavar su nombre. "Este no es un caso sobre el dinero, sino que trata sobre la reivindicación, se trata de justicia. Johnny Depp lo ha dejado claro en varias audiencias. Ha venido aquí para limpiar su reputación", afirmó.

Al respecto del artículo de la disputa, Sherbone estimó que "repetir las acusaciones de la señora Heard" era "un intento obvio de confirmar categóricamente en las mentes de los lectores, en las mentes de varios millones de lectores, que las espantosas y graves denuncias de criminalidad [del actor] eran ciertas".

En cuanto a la actriz, Sherborne afirmó ante el juez que "la señora Heard se ha inventado estas graves historias de violencia, pero, de hecho, [mi cliente] dice que era la señora Heard quien comenzaba las peleas físicas, quien lo golpeaba, y que él poco podía hacer para detenerla". Por ello, en su declaración, el letrado aseguró que "ella era la abusadora, no él" y que "las evidencias lo respaldan plenamente".

De hecho, en la declaración escrita por Johnny Depp y presentada al tribunal, el actor define a su exesposa como "una personalidad límite, calculadora y diagnosticada; sociópata, narcisista y completamente deshonesta emocionalmente" y que él fue quien vivió incidentes violentos, como, recuerda, en los aviones. "Los incidentes violentos y llenos de ira en los aviones eran comunes con Amber", afirma antes de rememorar cómo tuvo que pasar todo un vuelo privado en el baño para evitar que ella le pegara.

Los 14 incidentes

Por su parte, Heard ha alegad 14 episodios de violencia y abuso de Depp hacia ella. Un ejemplo claro (y que ha hecho que multitud de internautas se dedicasen a buscar el más mínimo resquicio para saber qué versión es la correcta) ocurrió en 2015, durante el rodaje de la cinta London Fields.

Según la versión de la intérprete, su entonces pareja entró hecho una furia y borracho y drogado por obra y gracia de su amigo Billy Bob Thornton, que también trabajaba en la cinta, y, presa de los celos, escribió "Easy Amber" ("Fácil Amber") con su propia sangre en el espejo después de cortarse el dedo. Depp sostiene que fue ella la que se lo cortó al lanzarle una botella de vodka. 

Sherborne leyó en voz alta una cinta de 2015 en el que Heard llama a Depp "maldito bebé" y solo como parte para demostrar que Depp grabó las demostraciones de violencia, algo que también hizo Heard afirmando que el actor diría que no recordaría lo que hizo o lo negaría.

Para estos 14 incidentes, afirma la defensa de Heard, existen testigos como amigos de la pareja, que presenciaron algunas de sus escenas. Además, aportan como prueba un mensaje que Depp envió a su amigo, el actor Paul Bettany, en noviembre de 2013, cuando comenzaban su relación, en el que decía: "Quememos a Amber (...) ¡Ahoguémosla antes de quemarla! Después follaré su cadáver quemado para asegurarme de que está muerta". Depp, sin embargo, ha denunciado que su móvil fue hackeado para conseguir muchas de estas acusaciones, lo que podría llegar a invalidarlas.

La defensa del periódico

Sasha Wass, la abogada del diario The Sun, aprovechó este primer día del juicio para interrogar al actor sobre su consumo de drogas, algo que Depp reconoció, asegurando haber probado "todas las drogas conocidas por el hombre" debido a su infancia difícil y a no saber lidiar con la fama. Según él, esto podría haberle hecho comportarse como "un monstruo horrible", pero "no fue el caso".

Wass también rememoró otros ataques de ira conocidos del actor, como un incidente de 1989 o cuando destrozó una habitación de hotel de Nueva York en 1994, siendo obligado posteriormente a pagar 10.000 dólares en daños. El artista admitió que hubo "algún roto, sí".

Sobre las palabras de la actriz Ellen Barkin sobre cómo arrojó una botella de vino en una habitación durante el rodaje de Miedo y asco en Las Vegas, Depp defendió que aquello era "falso" y que "[Barkin] guarda rencor desde hace mucho, mucho tiempo".

Por último, Wass enseñó un vídeo en el que se puede ver cómo un Depp visiblemente afectado por el alcohol se echaba una copa de vino y pateaba la cocina. El actor afirmó no estar orgulloso de aquello, pero también que eso no le convertía en "un monstruo". "Estaba enfadado, fueron un par de días malos. Esonno significa que tuviera un problema de ira, solo que en aquella ocasión elegí expresarla así".

En las próximas semanas testificará no solo Amber Heard, sino también las exparejas de Depp, tanto su exnovia Winona Ryder como su exmujer Vanessa Paradis, ambas a su favor, así como la ex asistente personal de Heard, Kate James, quien ya ha dicho que Johnny Depp "nunca fue violento", sino "tranquilo y pacífico", mientras que a su exjefa la considera una "paranoica" maleducada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento