Trastorno mental, adicciones...¿cuáles son los motivos para perder la custodia de un hijo y cómo solicitar su retirada?

Una niña, entre un padre y una madre.
Una niña, entre un padre y una madre.
MINISTERIO DE TRABAJO

Perder la custodia de un hijo o una hija es uno de los momentos más complicados de afrontar para un padre o una madre. Obviamente, esta decisión no la toma la justicia de forma arbitraria, sino que está fundamentada en hechos probados e informes independientes. 

Este pasado lunes hemos conocido la terrible noticia de la muerte de una madre y su hijo de seis años en un hostal del centro de Madrid, donde todo apunta a que  la mujer habría matado al menor y luego se habría suicidado. Según parece, la madre, que sufría un trastorno mental, había perdido la custodia del niño hace unas dos semanas, aunque los motivos concretos no han trascendido. 

Pero, ¿cuáles pueden ser las razones por las que una persona es privada de estar con su hijo/a? "Hay múltiples motivos. El tema mental es el más habitual. Es evidente que si una persona no está bien mentalmente o sufre algún trastorno no puede estar al cuidado de un menor. En este caso sería necesario un informe de un psiquiatra forense. También es frecuente la retirada de la custodia por sufrir alcoholismo o drogadicción", asegura Moisés Sánchez, abogado especialista en familia de madriddivorcio.com. 

Otras causas que son habituales para que un juez decrete la pérdida de la custodia por parte de uno de los progenitores son la desatención (alimentación, higiene, escolarización...), llevar una vida desorganizada, haber mostrado o ejercido algún tipo de conducta violenta o haber abusado sexualmente del niño/a. 

¿Cómo solicitar la retirada de la custodia?

Sánchez explica que en un procedimiento normal para solicitar cualquier cambio en la custodia de un menor hay que presentar en un juzgado de familia una demanda de modificación de medidas paternofiliales. "Si se hubiese cometido algún tipo de delito por parte de alguno de los dos progenitores entonces habría que acudir a la vía penal y poner una denuncia en un juzgado de instrucción", precisa el letrado madrileño.

"Habría un tercer procedimiento de medidas especiales de protección del menor que está recogido en el artículo 156 del Código Civil por el cual el juzgado de familia actúa de forma muy rápida. Para esto hay que presentar un escrito y argumentar que la integridad física del menor está en peligro. Es habitual seguir este procedimiento en casos de custodia compartida en los que uno de los padres coge al niño y desaparece más días de los acordados sin dar explicaciones", añade. 

Informes independientes

Para tomar la decisión correcta. el juez, además de su propio criterio, cuenta normalmente con un informe del fiscal y otro realizado por un equipo de especialistas adscrito al juzgado de familia correspondiente. "El informe del equipo psicosocial no es preceptivo ni obligatorio pero es recomendable. Aporta un punto de vista objetivo sobre lo que es mejor para el menor. El fiscal, por su parte, también realiza un informe en base a las entrevistas que ha tenido con las partes y con el menor. Son dos elementos objetivos e independientes muy valiosos", afirma este expertos en conflictos familiares, que aclara que la decisión final la tiene el juez, aunque "suele seguir las recomendaciones".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento