Uno de los vecinos aislados en el edificio de Albacete: "No salimos ni a comprar; tenemos sensación de intranquilidad"

El personal sanitario desinfectando el edificio de Albacete donde ha habido un brote de Covid-19.
El personal sanitario desinfectando el edificio de Albacete donde ha habido un brote de Covid-19.
EFE

La ciudad de Albacete ha dado de que hablar en los últimos días. Allí, se han registrado dos brotes de Covid-19 en un edificio de viviendas de la zona centro de la ciudad, y el pasado sábado 4 de julio se decretó el confinamiento de todos los vecinos que viven en el bloque. 

En el 25 de la calle Baños viven actualmente 18 personas, en un total de seis viviendas, a pesar de que existen 14 domicilios en el inmueble. Se ha confirmado que la mitad de ellos, nueve, han sido contagiados por el virus SARS-CoV-2 y tres de ellos han necesitado ser ingresados en el Hospital

De las personas contagiadas, cinco pertenecen a una unidad familiar de la cual se llevaba haciendo seguimiento previamente, y los otros cuatro son de otra familia que vive en el piso superior. Esta situación ha provocado que se decrete una cuarentena de 14 días en el edificio, aunque será más dura debido a que no pueden salir ni para ir a comprar. 

El portal está vallado y escoltado por una patrulla de policía. Manuel, un jubilado que vive junto con su esposa Vicenta en el edificio, cuenta a 20Minutos como están viviendo todo desde dentro: "Llegó la Guardia Civil y la Policía a las siete de la tarde y nos avisó piso por piso de que no podíamos salir".

Este vecino cuenta además que a nivel mental no ha sido tan duro porque "serán solo 15 días", pero no oculta su preocupación: "Cuando nos lo comunicaron, a nivel psicológico no fue tan difícil porque hemos estado 3 meses encerrados. Ahora es verdad que no podemos salir ni a comprar, y mi mujer y yo tenemos una sensación de intranquilidad". 

El edificio fue desinfectado por completo y a cada persona se le ha realizado un test para tener controlada la situación epidemiológica, pero Manuel está muy descontento con la comunicación de parte de las autoridades sanitarias hacia los vecinos: "En cuanto a lo que es información, no tenemos ninguna. Nos han mandado el auto de la notificación junto con unas medidas de higiene y nada más. Estamos bastante escasos". 

Sin embargo, uno de los trabajadores de la frutería situada en frente del edificio, llamada Doña Fruta, asegura que está tranquilo y que se enteró de todo por los medios: "El sábado cuando les confinaron no nos enteramos porque estaba cerrado el negocio. Leí en la prensa lo que ocurrió y el lunes abrimos y estaba la policía con la entrada acordonada. No estamos muy nerviosos porque parece que está bajo control". 

Hasta el sábado 18 de julio no podrán salir los vecinos, por lo que en casa de Manuel se están preparando para vivir estos días tranquilos y sin perder la calma: "Lo vamos a intentar pasar como mejor podamos. Hay que echarle ánimos. No queda otra", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento