Los exámenes de Selectividad en Cataluña se podrán hacer sin mascarilla

  • Los estudiantes deberán llevarla puesta, sin embargo, hasta que se les repartan las pruebas.
  • Las PAU comienzan con un récord de inscritos, 39.904, en parte debido al aumento de aprobados de bachillerato.
  • Los exámenes durarán este año un día más con el objetivo de evitar aglomeraciones.
Una chica espera a comenzar un examen de selectividad, en la convocatoria de septiembre del 2019.
Una chica espera a comenzar un examen de selectividad, en la convocatoria de septiembre de 2019.
ELISENDA ROSANAS/ACN

Un mes más tarde que otros años debido a la pandemia de coronavirus y marcadas por todas las medidas de prevención de contagios. Así empezarán este martes las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) en Cataluña, que sin embargo se podrán hacer sin mascarilla siempre que se mantenga la distancia de seguridad de 1,5 metros, después de que así lo haya decidido este lunes la Comisión de Coordinación. Será obligatorio llevarla, no obstante, cuando se recoja el examen y mientras se esté en el interior del edificio donde se realiza, "por solidaridad y responsabilidad social".

"Una vez todo el mundo esté sentado en su sitio y después de que hayan repartido los enunciados", será posible quitársela, ha informado la Secretaria d’Universitats, que también ha indicado que se distribuirán 2.500 litros de gel hidroalcohólico entre las sedes de las pruebas y que no se podrá examinar nadie que presente síntomas del Covid-19. Además, solo será posible ocupar los pasillos en el momento de acceder a las aulas.

Las PAU en Cataluña de este año se caracterizan también por iniciarse con un récord de estudiantes, con 39.904 inscritos, 5.400 más que el año pasado, en parte debido a que los aprobados de bachillerato han aumentado un 12,5% porque se ha tenido en cuenta que el confinamiento les impidió seguir las clases con normalidad.

Del total de matriculados, 31.803 son de matrícula ordinaria (han acabado este curso el bachillerato), mientras que 4.315 son de matrícula libre (lo terminaron en cursos anteriores y no hicieron la Selectividad o quieren mejorar nota o solo se examinarán de asignaturas de la fase específica) y 3.786 proceden de ciclos formativos de grado superior que solo harán alguna prueba de materias de la fase específica.

También debido a las medidas de seguridad sanitaria ante el Covid-19, esta edición de las PAU, que comienza con el examen de Lengua castellana y literatura, durará un día más que habitualmente para evitar aglomeraciones, hasta el viernes, y se realizará con una ocupación de las aulas de entre una quinta y una sexta parte de su capacidad. Además, ha aumentado el número de municipios donde se podrá hacer, que se triplica al pasar de 20 a 63; el de tribunales, de 160 a 216 –se incluirán algunos en institutos–; y el de correctores, de 1.414 a 1.600. También se ha doblado por el incremento de sedes la cantidad de vigilantes, que han pasado de 1.600 a unos 3.500.

Asimismo, como los estudiantes no han podido seguir el curso ordinario de manera presencial desde el 13 de marzo, se ha decidido dar más flexibilidad a las pruebas, pues hay temario que quizás no han podido seguir todos. Por ello, habrá más opcionalidad a la hora de escoger las preguntas a responder. Desde la Secretaria d’Universitats han asegurado, sin embargo, que eso no se traduce en que los exámenes serán más fáciles, ya que el rigor continuará siendo el mismo.

Los estudiantes que se presenten a las Pruebas de Acceso a la Universidad podrán consultar las notas el lunes 27 de julio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento