Podemos propondrá una comisión de investigación sobre el "espionaje" a Dina Bousselham

Pablo Iglesias, en un mitin de Podemos en Vigo.
Pablo Iglesias, en un mitin de Podemos en Vigo.
SERVIMEDIA

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, anunció este domingo que será el propio grupo parlamentario de Unidas Podemos el que proponga crear una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados "sobre el espionaje" que a su juicio han hecho las que él llama "cloacas" policiales y mediáticas a su exasesora Dina Bousselham.

Lo hizo en un mitin en Vigo, el único en el que va a participar en la campaña de las elecciones gallegas, justo después de presumir de que los 35 diputados de Unidas Podemos "se notan" en el Consejo de Ministros y deducir que "la mejor prueba de que se nota es la brutalidad, la ferocidad con la que algunos trabajan para sacarnos del Gobierno" con su insistencia en el 'caso Dina'

"Ha dicho la derecha que quieren una comisión parlamentaria. La vamos a proponer nosotros. Vamos a proponer una comisión de investigación parlamentaria sobre el espionaje, y vamos a ir a esa comisión para que la derecha, la ultraderecha y la ultraultraderecha, con sus cañones mediáticas, nos hagan las preguntas que quieran", comunicó.

"Pero vamos a aprovechar también para que a esa comisión parlamentaria vengan Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Eduardo Inda, (Esteban) Urraizpieta y todos aquellos que participaron en esa operación de espionaje para que respondan a las preguntas del resto de los grupos parlamentarios y que todo el mundo sepa qué es lo que pasó", detalló, antes de augurar: "A lo mejor esa comisión parlamentaria ya no recibe tanta atención mediática".

Iglesias ya sugirió una comisión así el viernes en una entrevista en RNE, pero no anunció que el propio grupo de Unidas Podemos la propondría. Lo hizo sin aclarar si aceptará las solicitudes de comparecencia específicas ya cursadas por PP, Vox y Ciudadanos. Sólo abogó por una nueva comisión de investigación sobre las 'cloacas', aunque ya se celebrará una en el Congreso sobre la presunta 'policía patriótica' creada por el exministro Jorge Fernández Díaz.

"Volvamos a hacerla, porque es el mismo caso. Yo no tengo ningún problema en dar allí todas las explicaciones", postuló el viernes, defendiendo como hoy el derecho de otros partidos distintos a PP y Vox a llamar a comparecer también a Rajoy, Sáenz de Santamaría, Fernández Díaz, los policías implicados y los periodistas que publicaron las filtraciones.

Medidas irreversibles

Iglesias comenzó su intervención en el acto electoral de Vigo diciendo que éstos "son tiempos intensos" en los que "es difícil pararse, reflexionar y analizar qué es lo que ha ocurrido en los últimos años". Así, llamó a todos a preguntarse si hace meses se imaginaban en el Gobierno a los ministros de Unidas Podemos. "No es porque seamos muy listos y muy hábiles, sino porque a pesar de todos los ataques nos mantuvimos firmes, y tres millones de personas nos dieron su apoyo para que nos mantuviéramos firmes", diagnosticó, para concluir: "No sabéis lo que les duele a los que han mandado toda su santa vida".

El vicepresidente enumeró las medidas por las mayorías sociales que ha tomado el Gobierno, antes y durante la epidemia de coronavirus, y las presentó como "irrevocables" e "irreversibles" igual que en su día lo fue el matrimonio gay. Preguntó "cómo pensáis que haría actuado el Gobierno si en lugar de nosotros hubiera estado Ciudadanos como querían los poderes mediáticos", y se respondió: "Eso no se lo cree nadie". Para rematar "Por eso nos quieren sacar del Gobierno".

Según dijo, después de intentar desestabilizar al Gobierno llamándole a él mismo "asesino de ancianos" o a su padre terrorista, como hizo la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, "cuando todo eso les falla, vuelven otra vez las cloacas mediáticas". Y, tras señalar que al excomisario se le encontró una copia del móvil de Bousselham y que tenían copias de su contenido varios policías y medios de comunicación, se quejó de que "resulta que parece que a Villarejo nos lo hemos inventado nosotros", y reveló que Unidas Podemos propondrá la comisión de investigación.

Tras el anuncio, Iglesias retomó el hilo anterior y diagnosticó que esta presunta persecución a Podemos "significa que las cosas están cambiando" y que "el poder se retuerce" al darse cuenta de que con ellos en el Gobierno "pueden cambiar las reglas del juego" y por tanto "les escuchamos en lenguajes y en formas que antes no tenían necesidad de utilizar".

Feijóo como alternativa

Fue en este momento cuando conectó con las elecciones gallegas, y dictaminó que "algunos las viven como la última oportunidad de que la derecha pueda recuperar el poder en España". Retomando uno de los mensajes más reiterados por el candidato de Galicia en Común a la Xunta, Antón Gómez-Reino, el de que el actual titular del cargo, Alberto Núñez Feijoo, tiene sus ojos puestos en el salto a la política nacional, él diagnosticó: "Cualquier psicoanalista, cuando oyera 'Galicia, Galicia, Galicia', leería 'Madrid, Madrid, Madrid".

Según su análisis, el presidente del PP, Pablo Casado, "no va ser presidente de España nunca y es perfectamente consciente" de ello y de que "ha atado sus destinos a la ultraderecha". En esa tesitura, negó como posibles alternativas a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y al de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, para concluir: "Feijóo, ése es el plan". A su juicio, el presidente gallego "disimula mejor la marca PP", "mantiene un tono distinto y vuelve a ocultar las siglas".

Sin embargo, Iglesias advirtió de que ese supuesto plan de "reforzar a Feijóo en Galicia para dar después el salto a la política estatal puede tener la misma efectividad que el plan que tenían de tener a Ciudadanos como partido bisagra para que no cambiara nada", y terminó arengando: "La gente puede tumbar ese plan".

El propio Gómez-Reino, en su intervención para cerrar el acto, reiteraría que Feijóo, en estas elecciones, no se presenta a presidente de la Xunta, sino "a presidente del Partido Popular", y que "su único proyecto es suceder a Pablo Casado".

Otros ponentes

Antes que Iglesias, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, natural de La Coruña y en gallego, comenzó agradeciendo al borde de las lágrimas el recibimiento recibido y alabando a Vigo como motor social de Galicia que "representa todo lo contrario" a Núñez Feijóo, a quien afeó no haber convertido a la región en una potencia de construcción naval.

Invocó a la mayoría social y los trabajadores sociales que a su modo de ver "construyen los cuidados", y arengó al auditorio con un "sí se puede" y lo ejemplificó en el propio Iglesias, en quien personificó la aprobación del ingreso mínimo vital. Preguntó si habría sido posible sin él en la Vicepresidencia, algo que naturalmente fue contestado con un coro de noes, y concluyó: "Es una pieza a batir, por eso van a por él. ¿Por qué vuelven ahora con una campaña brutal? Porque, si nuestras políticas siguen avanzando, los de arriba van a perder parte de sus privilegios".

Rechazó que a Feijóo se le cataloque de buen gestor, porque a su juicio no lo es quien permite la segregación por sexos en las escuela, las condiciones de precariedad de los sanitarios o que Alcoa caiga por no haber intervenido la empresa durante 10 años, alegando falta de competencias. "Si tuviéramos competencias, iba a arder Troya", contrapuso, antes de su arenga final: "Feijóo no es imbatible. Es humano y vamos a combatirlo democráticamente".

Antes que ellos, otros candidatos de Galicia en Común al Parlamento gallego, Mariño Noriega (Anova) y Eva Solla (IU), también en gallego, denunciaron la supuesta ausencia de medidas y de ejercicio de sus competencias en la que habría incurrido Núñez Feijóo durante la epidemia de coronavirus y su falta de atención a los sectores más vulnerables de la sociedad gallega.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento