A quién reabre España sus fronteras: orígenes remotos, el turista nipón y destinos de vacaciones de los españoles

Imagen de un grupo de japoneses en Montefrio
Imagen de un grupo de japoneses en Montefrio
AYUNTAMIENTO DE MONTEFRIO - Archivo

Con tres días de retraso sobre la fecha fijada por la Comisión Europea, España ha reabierto este sábado sus fronteras exteriores. Sin embargo, lo ha hecho de una manera muy limitada y concentrada en países desde los que las llegadas son meramente testimoniales. De los 12 países desde lo que se permitirá la entrada a partir de ahora, solo tres -Japón, Corea del Sur y Canadá- figuran en alguna estadística sobre turismo. El resto, son países tan remotos como poco habituados están sus habitantes a veranear en España o naciones como Túnez, Tailandia o Georgia, que más que origen de turistas son destino de los españoles.

El año pasado, visitaron España más de 82 millones de turistas extranjeros. Ninguno de los países de fuera de la UE desde los que desde esta medianoche aparece remotamente en las estadísticas de los principales orígenes de los visitantes. De los 12 permitidos, Corea del Sur encabeza el ranking, con 568.000 visitantes el año pasado. Le siguen Canadá -489.307 en 2017, según el INE- y Japón -442.000 ese año según Hosteltour-. Estas cifras palidecen en comparación con los principales emisores de turistas internacionales: solo e julio del año pasado, vinieron 2,4 millones de turistas franceses; 1,2 de alemanes y 2,1 millones de británicos.

Estos países figuran en la lista de naciones “seguras” que elaboró la UE de cara a la reapertura de sus fronteras exteriores, el pasado 1 de julio. Forman parte de ella 15, aunque los Veintisiete decidieron en bloque mantener las restricciones a China, porque este país tiene sus fronteras cerrados a los europeos. Después, de manera bilateral con Marruecos y Argelia, España ha decidido no permitir tampoco las llegadas desde estos dos países, también porque de momento tampoco permiten la entrada los españoles.

Reciprocidad y pragmatismo

Sin embargo, China, Marruecos y Argelia no son los tres únicos de la lista de 15 “países seguros” que tienen sus fronteras cerradas. Tampoco en Nueva Zelanda o en Australia permiten la llegada de los europeos -o de los españoles-, y autorizando la llegada de este ellos a partir de la pasada medianoche, España ha quebrado el principio de reciprocidad que dijo que defendería para que no puedan venir personas desde países a los que no pueden ir los españoles. Este es el motivo por el que de momento las fronteras españolas siguen cerradas para personas procedentes de China, Marruecos y Argelia, a pesar de que la mayoría de los demás países de la lista aplican cuarentena a quienes llegan de Europa -Serbia, Montenegro, Túnez y Corea del Sur- o no lo permiten, como Nueva Zelanda o Australia. El Gobierno está negociando con ellos para establecer criterios de reciprocidad.

Sin embargo,  se les han abierto las fronteras porque también se ha tenido en cuenta otros criterio en la revisión que los ministerios de Interior y de Asuntos Exteriores han hecho en los últimos día de la lista de países que obtuvieron luz verde de la UE. Fuentes del Gobierno explican que, de ellos, las fronteras permanecen cerradas a países con los que se tienen buenas e intensas relaciones y desde los que sí podrían haberse producido flujos importantes de personas en caso de haber abierto -casi 900.000 desde China el año pasado y otro tanto desde Marruecos en 2018, según Turespaña. En 2017, España concedió 100.000 visados a argelinos-.

No es el caso de otros países de la lista. Australia y Nueva Zelanda tienen cerradas sus fronteras pero con los que el Gobierno no vio motivos numéricos para no reabrir las suyas. Según una estadística gubernamental, España no figura entre los 22 principales destinos de los turistas australianos que cierra México, con 21.800 visitantes al año. Los neozelandeses van principalmente a Australia o a Asia y no hay cifras sobre cuántos llegan a España cada año.

De Ruanda a Uruguay

En la lista de “países seguros” hay algunos que tienen un acuerdo de asociación con la UE, como Montenegro y Serbia, y otros con lazos tan estrechos con alguno de sus Estados miembros como Ruanda con Bélgica. Ninguno de ellos figura en ninguna estadística sobre turistas internacionales en España. Tampoco lo hace otro país cercano, Uruguay, el único de América Latina que pasó el corte de los Veintisiete. El consulado español en Montevideo concedió en 2018 5.077 visados a uruguayos para llegar a España, no como turistas sino como inmigrantes económicos.

Mucho más abultadas son las cifras de turistas en otros países a los que España acaba de reabrir sus fronteras. Pero no por las llegadas, sino porque ser destino turístico de los españoles

En 2017, 180.000 personas viajaron desde España a Tailandia, según las autoridades turísticas de este país. Georgia, por su parte, ha experimentado una explosión turística en los últimos años. En abril del año pasado, recibió un millón y España figura como uno de los principales países emisores de la UE. En 2010, antes de la Primavera Árabe, llegaron a Túnez 85.000 turistas desde España. A la inversa, el año pasado España se convirtió en el segundo destino de la inmigración irregular desde este país del norte de África, con la llegada documentada de 425 personas en la primera mitad de año.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento