Los chiringuitos andaluces, frente al abismo de un verano incierto: "Solo soñamos con cubrir gastos"

Vista de un chiringuito en la playa de Punta Umbría.
Vista de un chiringuito en la playa de Punta Umbría.
Archivo

El mes de julio ha traído consigo el inicio de las vacaciones para muchos españoles, que ya pueden moverse libremente por todo el país, así como la apertura de algunas fronteras con terceros países. Todo apunta a que el turismo, uno de los sectores más duramente golpeado por la crisis del coronavirus, podría empezar a remontar levemente, y con él, otros negocios íntimamente ligados al verano, como los empresarios de playa.

Aunque, por el momento, las perspectivas no son muy halagüeñas. "Este verano, el sector solo sueña con cubrir gastos", explica a 20minutos Norberto del Castillo, presidente de la Federación Andaluza de Empresarios de Playa (Faeplayas), que asegura que muchos de los chiringuitos de Andalucía van a abrir "porque tenemos una plantilla que depende de nosotros, que lleva muchos años y a la que ya se le ha terminado el desempleo, por lo que las familias no tienen ni para vivir". Trabajarán, eso sí, "menos horas o solo medio día", pero "vamos a hacer un esfuerzo para compartir lo poco que haya entre todos". Ese, señala Del Castillo, "es el objetivo de este año", además de "atender al turismo que llegue, que no se vea abandonado".

El problema es que las perspectivas en cuanto a ese turismo que se espera son muy inciertas. Desde la Consejería de Turismo insisten en que los datos de las agencias de viajes y los turoperadores permiten "albergar esperanzas" de un verano "con unos resultados económicos peores que los de 2019, pero mucho mejores que los que inicialmente se preveían". Mientras, el presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Miguel Sánchez, afirmaba hace tan solo unos días que las reservas para julio y agosto van "muy lentamente" y no se están produciendo como se esperaba, aunque confió en que mejoren en septiembre y que la temporada estival "se amplíe hasta octubre".

Todas las medidas de seguridad

Andalucía cuenta con casi un millar de chiringuitos en sus costas, el 40% de ellos en Málaga, que en verano dan trabajo a unas 40.000 personas. Del Castillo calcula que a lo largo del mes de julio habrán abierto más del 80% de estas instalaciones. En estos momentos, en Málaga y Granada ya están casi todos operativos, al igual que en Cádiz. Huelva y, sobre todo Almería, son las provincias que peor están funcionando, ya que esta última "depende mucho de los alemanes", mientras que la primera sobrevive mejor gracias a las provincias de Sevilla y Córdoba.

Los negocios que ya están trabajando detectan "cierta precaución en general" y "en algunos casos más extrema que en otros" en la clientela, aunque tanto los chiringuitos como las hamacas utilizan "todos los medios de higiene y limpieza" a su alcance, lo que, además, supone "unos costes añadidos tanto de personal como de material". En cualquier caso, Del Castillo apunta que "el riesgo está en todos los sitios, quizás incluso un poco menos en la playa", por lo que anima a todos los que están de vacaciones a que "por lo menos estén en un sitio agradable" como las playas.

Y es que muchos de los negocios, explica el presidente de Faeplayas, "solo funcionan los fines de semana, porque realmente estamos casi viviendo del público del entorno, no tanto de las personas que están de vacaciones". Una situación, afirma, que hace difícil la supervivencia.

"Años" para la recuperación

Tampoco están aportando mucho las ayudas recibidas. El sector ha conseguido la exención del canon durante los meses que no podrán abrir, pero esto, asevera Del Castillo, "es por ley", porque es "como si usted me alquila un piso pero no me deja entrar en él, no me puede cobrar la renta". En cuanto a los meses de apertura, los chiringuitos pagarán solo el 50% del canon, en función "del espacio que vamos a poder utilizar". Porque "independientemente del porcentaje de aforo permitido, para guardar la distancia entre las mesas tenemos que poner solo la mitad". Son, en cualquier caso, ayudas insuficientes, ya que el sector considera que la exención del canon debería haber sido "total" este año, porque "no hay ninguna posibilidad de poder tener beneficios para pagar".

Sobre el sector planea también la duda de cuándo se podrán recuperar. "La gente que ha dejado de venir este año, ¿va a venir el que viene como antes? Seguramente, no", se cuestiona Del Castillo, que augura que "hasta dentro de dos o tres años no vamos a alcanzar los niveles del año pasado". Y eso, concluye, "si se alcanzan". Por lo que augura "una serie de años complicados en los que muchos empresarios igual no van a sobrevivir".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento