Cómo deshidratar fruta

Manzanas deshidratadas
Manzanas deshidratadas.
Pixabay

Ciruelas, pasas y uvas deshidratas... Solemos encontrar este tipo de frutas en los establecimientos de comida pero, ¿qué es realmente la deshidratación de los alimentos? Se trata de una técnica de conservación que para alargar su vida útil y "protegerlos del exterior para evitar o ralentizar la acción de los microorganismos", tal y como explican en Directo al paladar

Es un método que, además de reducir el desperdicio de alimentos, nos ayuda a conservar las propiedades de las frutas. Este proceso se realizaba tradicionalmente dejando estos alimentos al sol durante un tiempo determinado. Sin embargo, "en la actualidad se realiza con calor artificial, en hornos industriales o domésticos y también con máquinas deshidratadoras caseras", destaca la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Métodos para deshidratar fruta

El resultado de la deshidratación es el incremento de la concentración de azúcar en la fruta, que adquiere un sabor más dulce. De hecho, "la fruta deshidratada tiene más calorías porque, al perder gran parte del agua en el proceso de deshidratación, concentra más propiedades nutritivas y se le añade sacarosa, que puede llegar a ser el 50% del producto", añade la OCU.

Existen en el mercado electrodomésticos específicos para deshidratar los alimentos, pero también es posible utilizar otras técnicas como el horno. Para ello, lo primero que tienes que hacer es cortar en pequeños trozos la fruta fresca. "En el caso de frutas que se oxidan rápido, como las manzanas, lo mejor es sumergir los pedazos en agua con zumo de limón", indica la OCU. 

El segundo paso es colocar los trozos de fruta en el horno a una temperatura situada entre los 50 y 60ºC. Esta es la temperatura ideal para eliminar a los microorganismos. "La duración en el horno debe controlarse, pues varía según la fruta y el tamaño de los trozos". 

¿Cómo se conserva?

Respecto a su conservación, el tiempo dependerá del tipo de fruta, del proceso de deshidratación y del clima. "Cuanto menos humedad conserve, más tiempo aguantará en perfectas condiciones, más aún en climas fríos y secos", pero "si hace calor lo mejor es tenerlos en la nevera", indican en Directo al paladar.

La mejor opción para conservar la fruta deshidrata durante meses es almacenarla en tarros de cristal y en ambientes frescos y secos. "Si queremos que nos duren más meses podemos conservarlos en aceite de oliva, guardarlos en la nevera, congelarlos o envasarlos al vacío".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento