Madrid ultima la selectividad más atípica: más aulas, aglomeraciones prohibidas y refuerzo de transporte

Estudiantes de Navarra durante las pruebas de acceso a la Universidad.
Imagen de la prueba de acceso a la universidad realizada en Navarra hace unos días.
EFE

Las pruebas de acceso a la universidad, conocidas ahora como Evaluación para el Acceso a la Universidad (EvAU) y antes como selectividad, comienzan el próximo lunes en la Comunidad de Madrid. Es una cita que tanto alumnos como administraciones han preparado a conciencia: los primeros por lo que supone para su formación y las segundas por el desafío que representa, en el escenario actual de pandemia, el movimiento de miles de personas y su reunión en espacios cerrados.

Unos 40.000 estudiantes de toda la región se presentan a la convocatoria, cuya primera novedad es que se celebrará a lo largo de cuatro días, del 6 al 9 de julio, para evitar que gran cantidad de alumnos coincidan en las 60 sedes que se han habilitado en 11 campus de seis universidades públicas (Complutense, Autónoma, Politécnica, Alcalá de Henares, Carlos III y Rey Juan Carlos) de la comunidad. 

Dentro del aula se doblará la distancia entre puestos de examen para garantizar que no hay contacto entre los jóvenes y las pruebas se realizarán con mascarilla obligatoriamente. Además, se recomienda lavado frecuente de manos y mantener la distancia física de al menos 1,5 metros en todos los lugares.

Algunas universidades han recomendado a los alumnos que lleven una mochila pequeña, en la que puedan guardar comida y bebida, bote de hidrogel y los materiales permitidos para realizar la prueba, porque no se podrá compartir ningún material. En todo caso, en las sedes se dispensarán mascarillas para quien las necesite y habrá hidrogel en todas las instalaciones. 

A las salidas y entradas de las sedes, dispositivos de policía local, sanitarios y voluntarios controlarán a los alumnos para que no se produzcan aglomeraciones. También se supervisará que estas no se produzcan en aseos y pasillos. Los estudiantes únicamente podrán permanecer en los campus universitarios los días que tengan examen y deberán marcharse una vez finalizadas las pruebas. 

Aquellos jóvenes que tengan síntomas de Covid-19 o aún no hayan terminado el período de cuarentena obligatorio no podrán realizar las pruebas.

"Hemos velado por la máxima seguridad en las pruebas y entendemos que el riesgo cero no existe, pero lo hemos aminorado al máximo. Entendemos que no podemos privar a los estudiantes de su primer acercamiento al mundo universitario, para ellos es un momento crítico estas pruebas", ha explicado este jueves en la Asamblea el consejero de Universidades de la Comunidad de Madrid, Eduardo Sicilia.

Plan especial de transporte

Muchos estudiantes llegarán hasta los lugares de examen en transporte público, por ello se ha previsto un dispositivo especial de refuerzo generalizado de metro, autobuses y cercanías, que tendrá especial incidencia en las líneas más cercanas a los campus que son sede.

La línea 6 de Metro de Madrid, que es la más usada para llegar a la Complutense y Politécnica, tendrá un refuerzo de hasta el 67 % entre las 6:00 y las 9:30 horas y hasta del 44% entre las 17:00 y las 18:00 horas. También habrá más trenes en la 7, que da servicio a la Facultad de Comercio y Turismo de la Complutense, y MetroSur, para quienes se examinen en la Rey Juan Carlos y la Carlos III. 

Las líneas de Cercanías que conecta con la Autónoma y la Universidad de Alcalá también se verán reforzadas, al igual que los autobuses interurbanos que llegan hasta estos campus. Los autobuses de la EMT que circulan por el interior del campus de Moncloa y que lo conectan con el de Somoguas también tendrán más vehículos.

Además, habrá más personal de información y vigilancia en estaciones y dársenas para controlar que no hay aglomeraciones.

Obras y nuevos contratos de limpieza en colegios e institutos

En el pleno de la Asamblea, además de las pruebas de acceso a la universidad, también se ha hablado este jueves de niveles educativos inferiores. En este caso, ha sido el consejero de Educación, Enrique Ossorio, quien ha anunciado que su departamento gastará más de lo previsto este año por las consecuencias derivadas de la pandemia. 

Este desembolso extra se destinará, en concreto, a obras de adecuación en colegios e institutos que se desarrollarán a lo largo del  verano, nuevos contratos de limpieza para garantizar la seguridad sanitaria, compra de equipos informáticos y a contrataciones de 3.500 docentes y personal de administración y servicios si fuera necesario.

El consejero ha reiterado que, bajo su punto de vista, el mayor problema en las aulas el curso que viene será respetar la distancia mínima de 1,5 metros entre alumnos, aunque ha asegurado que la Comunidad de Madrid cumplirá los cuatro escenarios que planea el real decreto ley elaborado por el Gobierno. Ossorio ha especificado que los grupos de ESO y Bachillerato que no puedan cumplir con el distanciamiento tendrán que usar mascarilla obligatoriamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento