Un nuevo radar municipal instalado a la altura del kilómetro 4 sentido salida de la autovía de Extremadura (A-5) en Madrid controlará desde mañana la velocidad de los coches que circulan por la zona después de que los vecinos pidieran al Ayuntamiento este dispositivo ante el peligro que percibían y para aminorar los ruidos y la inseguridad vial.

En aplicación del Plan Estratégico de Seguridad Vial, el Consistorio de la capital ha decidido controlar de manera automática que se respete el límite de velocidad establecido para mejorar tanto la habitabilidad de la zona como los índices de accidentes en esta vía.

Se quiere con ello disminuir los índices de accidentes en esta vía
Este nuevo dispositivo, como todos los radares digitales instalados en la ciudad en los últimos meses, incorpora las últimas tecnologías de detección de velocidad y de visión artificial no deslumbrante para la captación de matrículas.

Las fotografías de los coches que superen los límites de velocidad en esta zona se transmitirán a través de una red de fibra óptica al Centro de Control donde, tras analizar los datos obtenidos por los radares, se determinará el alcance de la infracción y se comunicará la sanción a los infractores.

En el año 2000 se produjeron 104 víctimas mortales en accidentes de tráfico en Madrid, una cifra que, a lo largo de los dos últimos años, se ha conseguido reducir las cifras, para llegar a 50 víctimas en 2006, 57 en 2007 y 32 en lo que va de año. Estos resultados hacen suponer que al finalizar el presente año  las cifras no alcancen las 40 víctimas.