«La situación económica el sector, últimamente, no es muy pudiente, indudablemente porque las modas cambian: se llevan menos las joyas, sobre todo el oro, y más los complementos, de acero, plata y metales de todo tipo, tanto en blanco como en dorado», explica Antonio Sáez, presidente del Gremio de Joyeros, Relojeros y Plateros de Alicante.
En cuanto a los descuentos tan generosos de este periodo de rebajas, Sáez comenta que «lo normal es de un 10 a un 35%», pero hay libertad para llegar hasta que el precio de la pieza no esté por debajo del coste.

80
EUROS
es el precio al que han bajado algunas piezas de joyería, por la crisis

Siempre novedades

Los gustos de la gente han evolucionado hacia la moda, hoy los alicantinos quieren que su complemento sea novedad, como la prenda de vestir, según Sáez.
Eso obliga a los joyeros a renovar constantemente sus muestrarios, además de a renunciar al oficio de orfebre, a la artesanía y la calidad.
«Se vende la joyería muy económica, mientras que los que se dedican a la relojería y la joyería de prestigio casi se pueden contar con los dedos de una mano», relata el portavoz del gremio fundado hace medio siglo. Y el top manta «hace mucho daño», admite.