Madrid prevé la vuelta a las aulas en septiembre con algunas horas online pero no descarta el confinamiento total

Alumnas del colegio Alameda de Osuna de Madrid, con mascarillas y separadas en clase este pasado lunes.
Alumnas del colegio Alameda de Osuna de Madrid, con mascarillas y separadas en clases.
Jesús Hellín
Alumnas del colegio Alameda de Osuna de Madrid, con mascarillas y separadas en clases. Jesús Hellín

Cuatro escenarios posibles. Desde una ideal vuelta a la normalidad, en la que la pandemia del coronavirus habría desaparecido, hasta un nuevo confinamiento total. Esta es la realidad con la que trabaja la Comunidad de Madrid de cara al próximo curso escolar. Si las circunstancias actuales se mantienen, la Consejería de Educación prevé comenzar en septiembre con un escenario marcado por la presencialidad y "medidas extraordinarias de higiene", en el que algunas horas lectivas se impartan de forma online

Así lo ha explicado este martes el consejero Enrique Ossorio en una rueda de prensa en la que ha expuesto las propuestas de su departamento para el inicio del año académico 2020/2021. Unas iniciativas que, según ha asegurado, salen de los encuentros mantenidos con los agentes educativos, con los que seguirán reuniéndose en los próximos días. "Sobre esta propuesta, con las aportaciones que nos han hecho y las que nos van a hacer, la semana que viene esperamos tener escritas las instrucciones oficiales de inicio de curso", ha señalado.

Ossorio ha comenzado su intervención anunciando el calendario escolar. Las clases comenzarán el 4 de septiembre y acabarán el 30 de junio para los niños de 0 a 3 años. En el caso de los menores de 3 a 6 y los de Primaria empezarán el 8 de septiembre y finalizarán el 22 de junio. Y los estudiantes de Secundaria y Bachillerato arrancarán el 9 de septiembre y culminarán igualmente el 22 de junio.

"La Comunidad de Madrid siempre quiso que el comienzo del curso fuera lo más normal posible si la situación sanitaria lo permitía, pero sería ingenuo pensar que no tenemos que tener alternativas, ya que puede suceder que la situación no mejore. Por eso planteamos un escenario inicial y tres que se adoptarían en función de la evolución de pandemia. Cada uno tiene medidas sanitarias, de higiene, un plan de refuerzo para el primer trimestre y el objetivo de aprovechar el enorme avance hecho en la digitalización", ha expresado el consejero antes de explicar cada uno de los contextos que barajan y que funcionarán por etapas educativas. Para llevarlos a cabo se impartirá además formación para los profesores sobre las cuestiones de seguridad e higiene.

Presencialidad y medidas extraordinarias de higiene

En estas circunstancias, el 100% de los alumnos acuden a las aulas y se aplican las medidas derivadas del real decreto de nueva normalidad aprobado por el Gobierno central y la guía enviada por los Ministerios de Educación y Sanidad a las comunidades

digitalización

  • "Queremos que este curso marque un antes y un después en materia tecnológica en las aulas", ha dicho Ossorio, quien ha asegurado que la digitalización “impregnará” todos los escenarios que barajan. Su idea pasa por intensificar la formación tecnológica del profesorado, que los materiales educativos a partir de 5º de Primaria puedan estar disponibles telemáticamente y el desarrollo de una plataforma de exámenes 'online'. Se formará también a estudiantes y padres en las nuevas tecnologías y al conjunto de la comunidad educativa en cuestiones de ciberseguridad. Para recortar la brecha digital que sufren algunas familias, el consejero ha anunciado la compra de al menos 25.000 ordenadores para los estudiantes más necesitados, que se sumarán "a los ya aportados".

En las primeras etapas de Infantil, de 0 a 3 años, así como en Educación Especial, se recomiendan los grupos estables de convivencia, lo mismo que en los años siguientes y en Primaria. "Aunque ya aquí, especialmente en 5º y 6º, plantemos que se avance en la plataforma educativa por si se diera una situación de semipresencialidad o de confinamiento", ha manifestado Ossorio.

En los grados superiores se establecerá la obligatoriedad del uso de mascarilla si no se puede mantener la separación interpersonal de 1,5 metros y se abogará por mantener cierta educación a distancia. De esta forma se promoverá que en 4º y 5º de Secundaria se impartan algunas asignaturas de forma telemática y que en Bachillerato, FP y la enseñanza para adultos se aplique el plan 1 de cada 5 online, en referencia a los días de la semana. 

Semipresencialidad

El segundo escenario contempla cierto empeoramiento de la crisis sanitaria y se podría establecer tanto al principio del curso como en cualquier momento una vez comenzado. En este caso se suprimirían los recreos y los comedores, aunque el consejero ha señalado que los alumnos podrían llevarse la comida a casa. Asimismo aumentarían las frecuencias de las rutas de los autobuses escolares y se adecuarían los horarios. 

Los pequeños de 0 a 3 años podrían continuar en sus grupos burbuja, con un máximo de 20 por clase, "salvo que la Consejería de Sanidad indicara que tienen que ser de menos". De ser así, tendrían preferencia las familias en las que ambos cónyuges tengan que trabajar fuera del domicilio. En el resto de niveles de Infantil y en Primaria los centros podrían elegir entre esas agrupaciones convivenciales o el mantenimiento de la distancia de seguridad.

"Esto obligaría a organizar las instalaciones, a usar gimnasios, salas de reuniones... e incluso a acudir a los Ayuntamientos para solicitar espacios municipales. También conllevaría flexibilizar los horarios en las materias", ha reconocido Ossorio.

En Bachillerato, FP y la educación para adultos se ofrecerían varias soluciones: que cada día fuera a los centros la mitad del alumnado o que dos días a la semana acudiera una mitad y el quinto fuera online para todos. "Se trataría de que los centros garantizasen que entre un tercio y un medio de la educación fuera presencial. Con la experiencia que tenemos de marzo la consideramos posible", ha manifestado el consejero.

En el caso de los chicos con necesidades especiales se valoraría quienes podrían acogerse adecuadamente a la vía telemática y quienes no, en función de sus circunstancias concretas. 

Confinamiento

En el peor de los escenarios, los centros cerrarían sus puertas, como ya hicieron en este último trimestre, y solo permanecerían abiertos durante tres días para que las familias pudiesen recoger los materiales necesarios. "Haríamos un análisis exhaustivo de cuáles son los medios informáticos y la conectividad de todos los alumnos", ha avanzado Ossorio.

La Comunidad siempre quiso que el comienzo del curso fuera lo más normal, pero sería ingenuo pensar que no tenemos que tener alternativas

Para los chavales de 0 a 3 años no habría clases a distancia, aunque no se descarta cierta interacción con las familias. En la franja de 3 a 6 años "tampoco tiene sentido replicar los horarios y las clases tal y como se llevan a cabo en los colegios", pero sí se pedirá a los profesores una conexión periódica con los estudiantes y con los padres y el envío de tareas "acordes a su edad". Los más mayores regresarían a la educación telemática total, flexibilizándose los currículos y los horarios.

Los alumnos de Educación Especial "con destrezas tecnológicas y con posibilidades de conectarse" podrán seguir igualmente las clases a distancia y los tutores tendrán que estar en contacto con los progenitores. 

Normalidad plena

La perspectiva más optimista y más difícil de que se produzca plantea una vuelta a la normalidad sin Covid-19. "Sería el escenario que todos deseamos", ha dicho Ossorio, quien ha agregado que pese a ello se mantendrían "muchas de las medidas de seguridad e higiene" y "todos los avances tecnológicos, de materiales digitales para los alumnos y de digitalización de las aulas".

Grupos más reducidos y más profesores

Tras el anuncio de Educación, los grupos parlamentarios de la oposición (PSOE, Más Madrid, Unidas Podemos y Vox) han solicitado al Gobierno regional que haga grupos de alumnos más reducidos, cuente con más espacios y contrate a más profesores para la vuelta a las clases.

El portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez Peprinyà, ha afeado al Ejecutivo madrileño que "no haya tenido la "cortesía de compartir el plan de forma anticipada con la oposición". "Nos tememos que el Gobierno de Ayuso no va a invertir en los recursos necesarios para el próximo curso escolar. Hace falta más profesorado, hacen falta más espacios y más bajada de ratios. Si antes era una demanda educativa y pedagógica ahora también es sanitaria. Necesitamos un plan de refuerzo para compensar las desigualdades generadas este año, mediante apoyo escolar por las tardes en pequeños grupos o con desdobles para acompañar los diferentes ritmos de aprendizaje", ha trasladado.

El portavoz adjunto de Unidas Podemos, Jacinto Morano, ha criticado que las medidas no vayan respaldas por "un refuerzo presupuestario". La Comunidad no ha invertido un solo euro de su presupuesto en la solución de la crisis sanitaria, todos los fondos han venido del Gobierno del España", ha lanzado.

El línea similar se ha pronunciado Rocío Monasterio, de Vox, que ha abogado por aumentar las superficies disponibles y ha insistido en que es necesario un presupuesto para el que se debe "reducir en chiringuitos y subvenciones" y destinarlo a temas fundamentales como educación.

Misma línea ha seguido la diputada del PSOE Marta Bernardo que ha lamentado que la Comunidad siga apostando por la educación online sin tener en cuenta "que existen otros cauces" como el ratio o la falta de infraestructuras. Bernardo ha recordado que el Gobierno central ha facilitado dos millones de euros a las comunidades para paliar los efectos de la Covid y ha dicho que no tiene claro en qué se va a gastar ese dinero el Ejecutivo autonómico que tampoco ha hablado "del contrato de docentes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento