El turismo 'cero' por la pandemia deja la balanza de ingresos y pagos con el exterior en un déficit de 1.500 millones

Unos turistas alemanes, a su llegada al aeropuerto de Ibiza.
Unos turistas alemanes, a su llegada al aeropuerto de Ibiza.
EFE

Los datos siguen siendo demoledores por culpa de la pandemia, y las cuentas en España ya no salen. La balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un déficit de 1.500 millones de euros en el mes de abril, frente al superávit de 2.900 millones marcados el mismo mes del año anterior. Esto se debe a que el superávit turístico desapareció de las balanzas en el único mes completo de la pandemia estrictamente hablando. Así lo explican desde el Banco de España, con su informe publicado este martes.

Según los datos publicados este martes por el Banco de España, el déficit del mes de abril, el primer mes completo afectado por la pandemia, se debe casi exclusivamente a la desaparición del superávit del turismo, rúbrica para la que tanto los ingresos como los gastos se estiman nulos. De esta forma, se registra por primera vez en un mes de abril desde 2012 una necesidad de financiación.

En el acumulado entre enero y abril, el déficit por cuenta corriente se elevó a 2.500 millones de euros, frente a los 900 millones de superávit del mismo periodo del año anterior.

En concreto, la balanza de bienes y servicios, que incluye el turismo y los viajes, registró un déficit en abril de 500 millones de euros, frente al superávit de 4.500 millones de abril de 2019. Dentro de esta, turismo y viajes no registró ni ingresos ni gastos, frente al superávit de 3.900 millones del mismo mes del año pasado.

Las rentas primarias y secundarias, (rentas de trabajo, de la inversión, impuestos sobre producción y la importación y subvenciones) y secundaria (transferencias personales, impuestos corrientes, cotizaciones y prestaciones sociales, etc.) registraron un déficit de 1.000 millones de euros, en este caso inferior a los 1.500 millones de abril del año anterior. Por su parte, la cuenta de capital mantuvo su superávit en 200 millones de euros, la misma cifra que el mes de abril del año anterior.

De esta manera, en el mes de abril España necesitó financiación por importe de 1.300 millones de euros, segundo mes consecutivo que registra necesidad de financiación desde la crisis económica de 2012, de acuerdo con el saldo acumulado de las cuentas corriente y de capital. En abril de 2019, por el contrario, obtuvo una capacidad de financiación de 3.100 millones.

En el acumulado de enero a abril, el déficit por cuenta corriente se elevó a 2.500 millones de euros, frente a los 900 millones de superávit del mismo periodo del año anterior. Este resultado es consecuencia de la caída del superávit de la balanza de bienes y servicios, hasta los 1.700 millones de euros, frente a los 6.200 millones registrados en el mismo mes del año anterior; mientras que turismo y viajes registró un superávit de 4.800 millones, menos de la mitad de los 11.100 millones del primer cuatrimestre de 2019.

Las rentas primaria y secundaria, por su parte, registraron un déficit entre enero y abril de 4.100 millones de euros, por debajo de los 5.300 millones del mismo periodo del año anterior; mientras que la cuenta de capital obtuvo un superávit de 900 millones, similar a los 1.000 millones registrados el año anterior.

Por otro lado, durante el primer cuatrimestre del año España registró una salida de capitales de 27.100 millones de euros, frente a la salida de 700 millones del año anterior. Solo en abril llegaron a salir 16.300 millones, muy por encima de la salida de capitales de 1.800 millones del mismo mes de 2019. La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los residentes españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo periodo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento