Estados Unidos usa "bombas de cianuro" para matar alrededor de 14.000 zorros, coyotes y perros salvajes al año

Un zorro rojo (Vulpes vulpes) y a una urraca (Pica pica), frente a frente en un prado cerca de Tamasi (Hungría).
Un zorro rojo (Vulpes vulpes) y a una urraca (Pica pica), frente a frente en un prado.
Attila Kovacs / EFE

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) utiliza una trampa para animales salvajes extremadamente controvertida. Las llamadas "bombas de cianuro", o dispositivo M-44, son cápsulas venenosas integradas en un cebo que explotan en la boca del animal cuando las muerde. Las autoridades defienden que se usan "por razones de protección", cuenta BBC World.

Los dispositivos desprenden polvo de cianuro de sodio cuando se rompen, de manera que el veneno ingresa en el organismo del animal por la boca, la nariz e incluso los ojos, según explica la propia USDA. En 2019, el sistema ha exterminado a más de 14.000 ejemplares silvestres. "Representa una herramienta altamente efectiva en el manejo de daños de la vida silvestre", defienden las autoridades, que permiten el uso de la trampa en 17 de los 50 estados que tiene Estados Unidos.

Debido a su alta peligrosidad y toxicidad, se han registrado muchas protestas y peticiones para que se retire e ilegalice la trampa. La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) reevaluó la seguridad del mecanismo, llegando a recibir 200.000 cartas de peticiones. Sin embargo, todos los intentos han sido desestimados porque, según la USDA, los coyotes, zorros y perros salvajes son "especies que deben ser controladas dado que son una amenaza para el ganado, aves de corral y otros animales declarados en peligro de extinción".

Bombas "inhumanas" que causaron ceguera a un niño

En el año 2017, un menor que tocó una de las "bombas de cianuro" quedó ciego de manera temporal. Para Kelly Nokes, abogada del Centro de Derecho Ambiental de Occidente, con sede en Oregón, este dispositivo le merece la opinión de "crueles dispositivos de matanza" y una "reliquia inhumana del pasado con un riesgo de seguridad innecesario". El estado de Oregón prohibió su uso en mayo de 2019 porque las M-44 provocaron la muerte de un lobo.

Collette Adkins, directora del programa de conservación de animales del Centro de Diversidad Biológica, señaló a BBC World que usar estas "bombas de cianuro" de forma indiscriminada en el país supone un gran peligro porque se pueden encontrar en cualquier terreno o campo abierto. "Cualquier persona, especie o mascota puede ser alcanzada por estos dispositivos con veneno si las llegan a tocar. Por eso no tiene sentido que se continúen usando", señaló.

A pesar de las quejas y recomendaciones de expertos, las únicas restricciones que se lograron implantar fueron que las "bombas de cianuro" se colocasen como mínimo a 100 metros de una vía pública o carretera, y que deben estar señalizadas con advertencias a una distancia prudente de donde están posicionadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento