Zaragoza.- La Archidiócesis se incorpora a la nueva normalidad con aforos al 75% y medidas de seguridad

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, ha dispuesto una serie de medidas para adaptar la vida diocesana a la nueva normalidad, tras finalizar el estado de alarma por la pandemia del coronavirus, cesando de la dispensa general del precepto dominical, con aforos en los templos del 75 por ciento, la organización de entradas y salidas y sin poder actuar los coros en las celebraciones.
Una señora desinfecta los bancos de la Basílica del Pilar dentro de las tareas de limpieza y mantenimiento con motivo de la COVID-19.
Una señora desinfecta los bancos de la Basílica del Pilar dentro de las tareas de limpieza y mantenimiento con motivo de la COVID-19.
Fabian Simon

Monseñor Vicente Jiménez, oído el Consejo Episcopal de Gobierno y teniendo en cuenta las medidas del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón para la prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia la COVID-19, ha levantado la dispensa general del precepto dominical, concedida el pasado 14 de marzo al declararse el estado de alarma.

El prelado exhorta a todos los fieles a la participación en la misa los domingos y días festivos, si bien las personas mayores en situación de riesgo por enfermedad u otros motivos graves están dispensadas del mismo, a quienes se recomienda que participen en las eucaristías retransmitidas a través de los medios de comunicación.

Tanto esta medida, como el resto entrarán en vigor este miércoles, 1 de julio. Además, es obligatorio mantener la distancia de seguridad interpersonal y uso obligatorio de mascarillas, siempre que no resulte posible garantizarla en, al menos, 1,5 metros, mientras que los aforos son los previstos por la normativa del Gobierno de Aragón, del 75 por ciento.

Asimismo, se facilitará en el interior de los lugares de culto la distribución de los asistentes señalizando los asientos o zonas utilizables en función del aforo permitido, si fuese necesario.

OTRAS MEDIDAS

El arzobispo ha señalado que como medidas adicionales de higiene y prevención en la celebración de actos de culto religioso debe llevarse mascarilla en la entrada y salida del recinto y en los desplazamientos en el interior entre espacios comunes.

Además, diariamente deberán realizarse tareas de desinfección de los espacios utilizados o que se vayan a utilizar y, de manera regular se reiterará, la desinfección de los objetos que se tocan con mayor frecuencia.

Deben organizarse las entradas y salidas para evitar aglomeraciones de personas en los accesos e inmediaciones de los lugares de culto.

Asimismo, se pondrán a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad viricida debidamente autorizados y registrados en lugares accesibles y visibles, y, en todo caso, en la entrada del lugar de culto, que deberán estar siempre en condiciones de uso.

No se permitirá el uso de pilas de agua bendita, durante el desarrollo de las reuniones o celebraciones se evitará el contacto personal, tocar o besar objetos e imágenes de devoción u otros objetos que habitualmente se manejen y no estará permitida la actuación de coros durante las celebraciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento