Un centenar de enfermos mentales, familiares y asistentes sociales se han manifestado esta mañana ante el edificio PROP de la Generalitat, en Alicante, para denunciar la "escandalosa" política social y sanitaria del Consell hacia este colectivo, cuyos recursos y apoyos públicos son insuficientes.

"Las administraciones siempre han pagado poco, tarde y mal, pero ahora la situación es escandalosa", han afirmado hoy fuentes de la Asociación de Familiares y Enfermos Mentales de Alicante (AFEMA) y de la plataforma de trabajadores de esta organización.

Retrasos "de meses" en los pagos, falta de subvenciones y "una pésima gestión" de los poderes públicos con respecto a la salud mental han provocado "una situación crítica", han añadido.

La consecuencia de "este desaguisado", según han expuesto, son programas asistenciales "bloqueados", empleados "sin cobrar" y una sensación de "que, si no estuvieran las familias y los trabajadores asistenciales, los enfermos mentales no tendrían nada, especialmente al ver la actitud de la Generalitat".

Los manifestantes han portado cacerolas y sartenes para 'hacerse oír'

Los manifestantes, que han portado cacerolas y sartenes para "hacerse oír", han desplegado diversas pancartas, cuyos lemas hacían referencia a la falta de recursos asistenciales y a la "falta de interés" de la Generalitat por abonar las subvenciones en los plazos previstos.

En este sentido, fuentes de la Federación que agrupa a las asociaciones de personas con enfermedad mental y familiares de la Comunidad Valenciana (FEAFES-CV) han explicado que para el próximo año existe una disminución en las partidas para la atención a personas con enfermedad mental, tal y como reflejan los presupuestos de la Generalitat Valenciana para 2009.

Además, la Consellería de Bienestar Social no ha cumplido con los acuerdos en referencia a la forma de pago, lo que ha provocado una insostenibilidad en los recursos de atención a las personas con enfermedad mental.

Asimismo, han recordado que el pleno de Les Corts Valencianes rechazó el pasado 12 de noviembre, con los votos del PP, una propuesta del grupo socialista que pedía el desarrollo de un plan integral de salud mental basado en un modelo de atención que garantizara la calidad y equidad en la atención a estos enfermos.

Por otra parte, han criticado que la Consellería de Bienestar Social financia con 60.000 euros más a los centros asistenciales de carácter privado que a los no lucrativos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE