La OCU pone chips a briks para saber si los reciclamos y esto es lo que ha descubierto

  • Se trata de una investigación cuyo objetivo es evaluar si se cumplen los procesos de reciclado.
Imagen de archivo de varios tetrabriks.
Imagen de archivo de varios tetrabriks.
TETRA PAK

Un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en el que se introdujeron rastreadores GPS en 43 briks para evaluar el procedimiento de reciclaje de estos materiales, ha revelado que de 30 de ellos se perdió el rastro, y de los 13 restantes tan solo uno llegó a una planta de reciclado de material.

La investigación, cuyo objetivo era examinar si se cumplen correctamente los procesos de reciclado a través del seguimiento mediante los chips y la consulta a las instituciones locales, comenzó introduciendo 43 briks con GPS dentro de los contenedores de envases de diferentes municipios españoles. La señal se cortó en 30 de ellos, y de los otros 13, ocho llegaron hasta un vertedero, aunque no se tiene constancia de que llegaran a clasificarse en la planta municipal.

Otros cuatro briks terminaron en plantas de reciclado de Alcalá de Guadaira (Sevilla) a pesar de que esta no se encontraba dentro de los destinos posibles, pero donde los materiales podrían ser tratados. Se trata de cuatro tetrabriks que habían sido tirados en basuras de El Prat y Hospitalet de Llobregat (Barcelona) que llegaron hasta la ciudad hispalense, a casi 1.000 kilómetros de distancia, cuando podrían haber sido tratados en una planta en Zaragoza.

Solo uno de ellos terminó en una planta autorizada de la empresa Saica, que recupera solamente la parte de cartón del brik. Fue el depositado en un contenedor de Colmenar Viejo (Madrid).

"Existen pocas plantas autorizadas en España: según nuestros datos, todos los briks que depositamos excepto uno tenían que haber ido a parar a una planta de la empresa Saica en Zaragoza. Esto obliga a largos desplazamientos para poder trasladar los residuos hasta ellas, lo que es costoso y poco sostenible", explica la OCU.

La organización pone en duda en su investigación los datos oficiales compartidos y pide en una carta enviada al Ministerio de Transición Ecológica "que audite y exija a las administraciones autonómicas que controlen de forma efectiva los procesos de reciclado, sobre todo de la parte final, responsabilidad compartida de las plantas de reciclado y los sistemas colectivos de gestión, como Ecoembes para el caso de los briks".

La OCU pone también de manifiesto que el tratamiento de estos productos está "financiado indirectamente por los consumidores cada vez que adquieren un producto envasado y que se identifica con un logotipo especial en el etiquetado: el Punto Verde", por lo que exige a Ecoembes "total transparencia sobre el destino del dinero que los consumidores pagan por el reciclado de los envases".

Entre sus demandas también se encuentra "mejorar la calidad del reciclado, ya que solo se trata el cartón, un 75% del material", cuando también es posible recuperar el plástico y el aluminio, algo por lo que no se "ha apostado". Cree que es necesario, de igual forma, ubicar en una zona "óptima" las plantas de reciclado "para su rentabilidad económica, social y ambiental, recortando los traslados".

Por último, defiende la necesidad de "informar a los ciudadanos del tratamiento que se da a los envases (por ejemplo, a través de las webs municipales) para incentivar el esfuerzo", y ha iniciado una campaña, denominada ‘#cambiatealverde’ con el objetivo de “proporcionar a los consumidores herramientas para tomas decisiones de consumo sostenibles entre las que se encuentran el fomento del reciclaje de los residuos a través de la mejora de la información y la eficacia de los procedimientos”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento