María Patiño, en 'La última cena': "Me ha dado un derrame en el dedo al cortar el solomillo"

María Patiño, en 'La última cena'.
María Patiño, en 'La última cena'.
MEDIASET

Este viernes, en la sexta entrega de La última cena, los encargados de cocinar fueron Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez, algo que pilló por sorpresa a 'la princesa del pueblo', que aseguró que había pensado incluso en "Maluma" como su posible compañero de cocina.

El segundo plato fue un solomillo Wellington, que tiene la particularidad de llevar jamón serrano y hojaldre. Su preparación fue muy laboriosa para Jorge Javier, que tuvo que limpiar la carne. A la hora de servirlo, Belén Esteban dedicó el plato a su yerno, quien, según desveló, "es inglés".

Pese a que los cocineros se mostraron muy contentos con el resultado, que además personalizaron añadiendo las iniciales de cada comensal con la guarnición, puré de patatas, su degustación fue bastante accidentada

La extraña lesión de María Patiño

Después de que Carlota Corredera elogiara el plato pese a no comer carne habitualmente y de un Antonio Montero que se quejó de la temperatura de la comida, llegó el turno de María Patiño. La periodista se mostró escéptica ante el plato, pues no le gustaba su apariencia.

Una vez se decidió a probarlo, muy concentrada y con los ojos cerrados, empezó a poner muecas, y al abrir los ojos, aseguró que sentía que el hojaldre no le convencía, pues no lo entendía y la atrapaba.

Entonces, interrumpió sus divagaciones al percatarse de que le estaba sangrando el dedo. "¡Mira, mira, Jorge, me está saliendo sangre! Creo que me ha dado un derrame en el dedo", dijo muy agitada. Entre risas, el presentador empezó a preguntarle si se encontraba bien y si recordaba quien era. 

Ante la incógnita de no saber por qué le había pasado eso, Sergi Arola comenzó a lavarle la herida y Carlota Corredera decidió llamar al Doctor Sánchez Martos, que acude habitualmente al programa. Tras ver la lesión a través de una pantalla y de un rápido diagnóstico, dictaminó que debía ponerse "una gasa con betadine".   

Después de esto se reincorporó Anabel Pantoja, que había estado un buen rato en el baño junto a Núria Marín. "He estudiado socorrismo, quería venir a ayudar a María Patiño, pero no he podido. Cuando alguien sangra lo primero que hay que hacer es mirarle el pulso", dijo muy implicada. 

Para poner el broche final a la escena, Kiko Hernández anunció que Pantoja había robado algo del programa y lo llevaba en el bolso. Rápidamente, Belén Esteban extrajo foie y una palmera de chocolate del mismo, que se iba a llevar sin permiso. "Puedo hacerlo porque lo doy todo en el programa", comentó. Las redes recogieron el surrealista momento con mucho humor. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento