Álvarez Cascos declara por el envío masivo de SMS contra la constructora Sacyr

  • La constructora denunció el envío masivo de SMS que alertaban de una inminente suspensión de pagos en plena campaña electoral.
  • Los mensajes sugerían un pacto de silencio entre el PSOE y Sacyr.
  • Las acciones de la empresa cayeron un 12% en una semana.
Francisco Álvarez Cascos, en una foto de archivo.
Francisco Álvarez Cascos, en una foto de archivo.

El ex ministro de Fomento Francisco Álvarez Cascos, del PP, comparecerá este viernes como testigo ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Madrid, en relación a la investigación de un posible delito de alteración del precio de las cosas y de injurias al grupo Sacyr Vallehermoso a través de mensajes enviados a móviles.

La investigación se remonta al pasado 21 de febrero cuando, en vísperas de las elecciones generales, Sacyr denunció ante la Policía el envío masivo de SMS difamatorios que podían perjudicar los intereses de la empresa.

El objetivo de la denuncia era conocer la procedencia de unos mensajes difamatorios contra nuestros intereses

En concreto, varios trabajadores de la compañía recibieron el 20 de febrero un mensaje a sus móviles que decía: "Próxima suspensión de pagos de Sacyr Vallehermoso. El PSOE es responsable de pactar inmunidad y pagar a los responsables de dicha compañía a cambio de aguantar hasta después de las elecciones. Zapatero se ha jugado el puesto. Pásalo".

Sólo unos días después, entre el 29 de febrero y el 4 de marzo, la constructora perdió más del 12% de su valor en bolsa, tres veces más de lo que lo hacía el Ibex-35, que esa semana bajó un 4,1%.

"El objetivo de la denuncia que hicimos a la Policía era conocer la procedencia de unos mensajes difamatorios y contrarios a nuestros intereses", han afirmado fuentes de Sacyr a 20minutos.es.

¿Posible imputado?

La Brigada de Investigación Tecnológica levantó la cláusula de confidencialidad de las operadoras de móviles para poder desarrollar la investigación. Al parecer, la Policía detectó que uno de los mensajes iniciales se pudo originar en un móvil de una de las empresas de Álvarez Cascos, Aqualium Spain, según publica este jueves La Vanguardia.

Tras la declaración de Cascos sobre el envío de este SMS, "no se descarta que el juez cambie su situación de testigo y le considere imputado", añade el diario.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento