Denuncian que los guardias civiles que tuvieron contacto con el inmigrante que dio positivo continúan trabajando

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha denunciado este viernes que los 15 guardias civiles-dos sargentos y 13 agentes- que tuvieron contacto con el inmigrante llegado a bordo de una patera a la playa La Carolina, en Águilas (Murcia), el pasado lunes, y que dio positivo en COVID-19, "continúan trabajando con normalidad".

En un comunicado, la AUGC ha manifestado que no entiende por qué no se ha aislado a estos agentes como sí se ha hecho con la veintena de policías nacionales y los tres agentes de Policía Local que participaron en el operativo, y que en estos momentos se encuentran a la espera de someterse a la prueba PCR.

"En la Guardia Civil no se ha tomado ninguna medida sanitaria", han indicado desde la Asociación, tras insistir en que los guardias civiles "solo pudieron utilizar guantes y mascarillas de protección ante la inexistencia de EPI completos, todo lo contrario que los de Cruz Roja, que iban completamente equipados".

La AUGC ha informado que, en un primer momento, a pie de playa, intervinieron varias patrullas de la Guardia Civil que, posteriormente, trasladaron a los inmigrantes al acuartelamiento de Águilas. Allí, "ante la inexistencia de dependencias para inmigrantes", los retuvieron "entre los calabozos y un lavadero de vehículos, permaneciendo en custodia varios agentes".

Otros guardias civiles "instruyeron los expedientes, recogieron a los inmigrantes para que firmaran los mismos en el interior de las oficinas y, finalmente, los trasladaron a la Comisaría de Policía en horario de tarde", ha indicado desde la Asociación.

A su juicio, "si este foco no es atajado convenientemente podría incluso afectar a la ciudadanía que asiste a diario a las dependencias de la Guardia Civil o que son controlados en la vía publica por cualquiera de los posibles afectados".

Por todo ello, han exigido que se adopten "medidas urgentes", entre las que se incluye que los 15 agentes que mantuvieron contacto con los inmigrantes "pasen inmediatamente a la situación de cuarentena domiciliaria a la espera de que se les realice la prueba de diagnóstico PCR y no el test de diagnóstico en sangre, que es el realizado por el Servicio Médico de la Guardia Civil".

En segundo lugar, han pedido que se proceda a la desinfección de la totalidad de las dependencias oficiales y zonas comunes, incluidos el lavadero, el patio y los aparcamientos del Acuartelamiento de Águilas, puesto que "los inmigrantes tuvieron una alta movilidad por su interior".

En tercer lugar, han reclamado que se proceda a la dotación de EPI completos -monos desechables, guantes, mascarillas y gafas protectoras, entre otros- "en cantidad suficiente para todos los agentes y vehículo que atiendan la oleada de inmigración irregular que ha comenzado vía Argelia y que, a buen seguro, continuara durante el verano".

En cuarto lugar, han reivindicado la construcción de unas dependencias específicas para inmigración irregular, donde se custodien y realicen los tramites administrativos, acotando cualquier riesgo, como en otros acuartelamientos como el de Cabo de Palos (Cartagena).

Hasta su construcción, la AUGC ha propuesto que se designe una zona adecuada, y con las debidas medidas de protección, que podría ser la de Cruz Roja por su proximidad a la de la Guardia Civil en Águilas.

"Por último y en definitiva, pedimos la adopción de un protocolo específico del COVID-19 ante la inmigración irregular que se cumpla obligatoriamente con los medios, vehículos y dependencias necesarias y, en los casos sospechosos, la adopción inmediata de cuarentena y pruebas PCR a todos los guardias civiles en contacto estrecho con los inmigrantes".

La AUGC ha recordado en que "esta grave situación no solo afecta a la salud de los guardias civiles y de sus familias, sino a la de todos los aguileños que, de un modo u otro, podrían verse afectados".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento