El FBI utilizó la camiseta de una manifestante para localizarla a través de sus redes sociales

Imagen de la manifestante lanzando un objeto en llamas a un coche de la Policía.
Imagen de la manifestante lanzando un objeto en llamas a un coche de la Policía.
The Philadelphia Inquirer

Desde la muerte de George Floyd, las protestas en Estados Unidos en contra de la brutalidad policial han ido cada vez a más y también ha sido cada vez mayor su cobertura mediática. Pero este movimiento tuvo su raíz en Filadelfia el último fin de semana de mayo, y fue entonces cuando, sin saberlo, una joven manifestante fue captada por los helicópteros de noticias de televisión prendiendo fuego a un SUV de la Policía.

Según los documentos presentados en el caso, los agentes del FBI tenían poco más para comenzar cuando iniciaron su investigación que las imágenes del helicóptero. La mujer llevaba la cara tapada así que para identificarla se tuvieron que valer de su aspecto y atuendo: guantes, pelo recogido, unos vaqueros, una camiseta azul con una frase sobre el racismo, botas negras, una mochila y algunos tatuajes en los brazos.

Entonces las autoridades utilizaron la tecnología y buscaron imágenes de ese mismo momento en lasredes sociales y, según The Philadelphia Inquirer, encontraron en Instagram y la plataforma de vídeo Vimeo más imágenes de la manifestante, donde pudieron ver mejor sus tatuajes, especialmente un signo de la paz en el antebrazo derecho que les condujo a nuevas imágenes que coincidían con el aspecto de la mujer.

En estas imágenes pudieron analizar mejor la camiseta que llevaba, viendo claramente lo que ponía en ella: “Mantener a los inmigrantes, deportar a los racistas”. Descubrieron después que esa camiseta se vendió solo en una tienda en Etsy, el mercado online para artesanos.

La primera reseña en esta página, informa el medio, estaba fechada solo seis días antes de la protesta y era de un usuario que se identificó como “Xx Mv” y cuyos datos eran una ubicación Filadelfia y el nombre de usuario “alleycatlore”.

Una búsqueda en Google de ese identificador llevó a los agentes a una cuenta en Poshmark, el mercado de la moda móvil”, asegura The Philadelphia Inquirer. Dicha cuenta iba asociada a un nuevo identificador de usuario: ‘lore-elisabeth’. Las búsquedas posteriores de ese nombre dieron como resultado el perfil de LinkedIn de Lore Elisabeth Blumenthal, graduada de William Penn Charter School y varios centros de entrenamiento de yoga y terapia de masajes.

Desde allí, localizaron su estudio de masajes y su página web, que mostraba vídeos en los que ella salía trabajando y en los que se podía ver en su antebrazo el mismo tatuaje distintivo que los investigadores identificaron por primera vez en el vídeo original de televisión.

El rastro digital que todos dejamos permitió al FBI identificar a Lore Elisabeth Blumenthal, terapeuta de masaje de 33 años de Filadelfia, como la supuesta responsable de incendiar dos vehículos de la Policía, un sedán y un SUV.

Los fiscales dijeron que cuando el FBI apareció con una orden para registrar la residencia, ella “se negó repetidamente a dejarlos entrar e intentó huir a la casa”. Los agentes finalmente derribaron la puerta. Aseguran que, mientras buscaban en su casa, encontraron “las mismas gafas, mochila y guantes ignífugos usados por la mujer enmascarada en el vídeo”.

Blumenthal enfrenta dos cargos de causar a sabiendas la destrucción maliciosa de un vehículo de propiedad federal -el departamento de policía de la ciudad recibe subvenciones federales-. Este cargo conlleva una sentencia mínima obligatoria de siete años de prisión aunque podrían llegar a ser hasta 80 años y una multa de medio millón de dólares si es declarada culpable. Permanece en prisión sin fianza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento