¿Cómo queda el paro? ¿Y las reducciones de jornada? Las claves del pacto que prorroga los ERTE al 30 de septiembre

  • Trabajo acuerda 'in extremis' con patronal y sindicatos la prórroga de los ERTE hasta septiembre.
  • La CEOE dio su visto bueno a la oferta del Ministerio a primera hora de la tarde del jueves.
  • Los expedientes por fuerza mayor por el coronavirus se extienden hasta el 30 de septiembre.
La ministra Yolanda Díaz, reunida con patronal y sindicatos.
La ministra Yolanda Díaz, reunida con patronal y sindicatos.
EP
La ministra Yolanda Díaz, reunida con patronal y sindicatos.
EUROPA PRESS

Tras semanas de negociación, el acuerdo para la prórroga de los ERTE declarados por la crisis del coronavirus ya es una realidad. Este jueves a primera hora de la tarde la CEOE, el único actor que faltaba por dar luz verde al pacto, apoyó la oferta presentada un día antes por el Ministerio de Trabajo. 

Sumado al sí de los sindicatos, este apoyo permitirá que la extensión de los ERTE se apruebe este viernes en un Consejo de Ministros extraordinario. Era prácticamente la última oportunidad para hacerlo, ya que el decreto vigente ahora mismo decaía el 30 de junio, por lo que una falta de acuerdo hubiera obligado a Trabajo a legislar unilateralmente.

La negociación que se mantuvo el miércoles dejó muy cerca el acuerdo, tanto que este jueves patronal y sindicatos ni siquiera se reunieron con el Ministerio de Trabajo, sino que se dedicaron a debatir y aprobar la oferta en sus respectivos órganos de dirección. Después de días de tira y afloja, Trabajo se ha visto obligado a asumir algunas de las reinvidicaciones de la CEOE para que la segunda prórroga de los ERTE (hasta el 30 de septiembre) saliera adelante.

¿Cómo queda el paro de los trabajadores?

Pese a las modificaciones que incluye el nuevo acuerdo para los ERTE, las condiciones para los trabajadores que se vean afectados por uno varían poco. En el caso de la prestación por desempleo, de hecho, la normativa seguirá como hasta ahora:tendrán derecho a percibirla todos los trabajadores que se vean inmersos en un ERTE, aunque no tuvieran suficiente tiempo cotizado para ello, y además el tiempo durante el que se cobre esta prestación no se descontará de los meses a los que tenga derecho el beneficiario.

¿Se prorrogan las reducciones de jornada?

Otras de las medidas en vigor también se extienden. Es el caso del derecho a pedir reducciones de jornada de hasta el 100% si se demuestra que se necesitan para cuidar a niños, mayores o dependientes, aunque contemplan una reducción del sueldo en el mismo porcentaje. Asimismo, se mantendrá la prohibición del despido por causas objetivas, lo que en la práctica encarece el despido, puesto que se considera improcedente en cualquier caso.

¿Qué pasa con las empresas que no han reabierto?

En principio, Trabajo se negaba a mantener la vigencia de los ERTE totales (los que implican mandar a toda la plantilla a casa) por fuerza mayor, ya que entendía que la reactivación de la actividad permitía a las empresas ir abriendo poco a poco, y pretendía acoger a las compañías aún en dificultades bajo el paraguas de los ERTE por razones económicas o técnicas, menos ventajosos para ellas. 

No obstante, la presión de la patronal ha conseguido que se mantengan estos expedientes hasta septiembre, aunque reduciendo el porcentaje de exención en el pago de las cotizaciones sociales que pagan los empresarios. En empresas de menos de 50 trabajadores, el empresario se ahorrará el 70% de la cotización de sus trabajadores en ERTE en julio, el 60% en agosto y el 35% en septiembre. Y en empresas más grandes, la reducción será del 50% en julio, el 40% en agosto y el 25% en septiembre.

¿Y si hubiera un rebrote?

El acuerdo contempla la posibilidad de poner en marcha nuevos ERTE por fuerza mayor totales (los que obligan a cerrar la empresa y mandar a todos los empleados a casa) si hubiera rebrotes que obligaran a medidas restrictivas que afecten a las empresas y paralicen su actividad. Tal y como explicó el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, será la autoridad laboral la que establecerá si se dan las condiciones para acogerse a uno de estos nuevos ERTE. 

Los empresarios tendrían exenciones en el pago de las cuotas sociales de los empleados del 80% en el caso de las empresas de menos 50 empleados, y del 70% en el caso de las que tengan una plantilla más grande.

¿En qué condiciones quedan los ERTE parciales?

Las empresas que, por su parte, sigan teniendo solo a una parte de sus trabajadores en un ERTE o se acojan a uno de estos expedientes pero, en lugar de por fuerza mayor, por causas objetivas, también tendrán exenciones en las cotizaciones sociales de sus empleados. En las empresas con menos de 50 trabajadores, la compañía se ahorrará el 60% de la cuota de los trabajadores reincorporados y el 35% de los empleados que sigan en casa. Y en las empresas de mayor tamaño, la exoneración es algo más reducida:del 40% en la cuota de los empleados reincorporados y del 25% de la de aquellos que sigan afectados por el ERTE.

¿Qué pasa tras el 30 de septiembre?

Sindicatos y patronal han pelado desde el primer minuto por extender hasta diciembre los ERTE. Y, aunque no lo han conseguido, sí se mantiene en el acuerdo la mesa tripartita –que la ministra Yolanda Díaz calificó ayer de "exitosa"– en la que Trabajo y los agentes sociales controlarán la evolución de la situación por si fuera necesaria una nueva prórroga.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento