El Congreso aprueba las multas por no usar mascarillas, la distancia de 1,5m... y abre la pugna por controlar la 'nueva normalidad'

Sánchez
Sánchez
EFE
El Congreso da luz verde a la 'nueva normalidad.
EUROPA PRESS

El Congreso ha convalidado este jueves el real decreto de la ‘nueva normalidad’ que contempla multas de hasta 100 euros por no usar mascarilla o establece una distancia física mínima de 1,5 metros para evitar contagios.

El Gobierno ha conseguido un amplio apoyo da Cámara Baja porque el PP se ha sumado finalmente al ‘sí’ que ya habían comprometido PNV y Ciudadanos y también han expresado otros grupos más pequeños. Los populares decidieron apoyar el decreto después de que el PSOE accediera a tramitarlo como proyecto de ley, es decir, a admitir enmiendas de los grupos sobre los que este jueves se ha avistado ya la siguiente pugna. Entre partidarios de reforzar el papel del Gobierno central como PP y Cs y quienes se han conjurado para mantener el actual estado de competencias, particularmente el PNV.

Finalmente el decreto ha contado con los 265 votos a favor de PSOE, Unidas Podemos, PP, Cs, PNV, Más País, PRC, UPN, Coalición Canaria, 77 votos en contra de Vox, JxCat, ERC y Bildu y 5 abstenciones, entre ellas de Compromís.

Votación de la nueva normalidad
Votación de la nueva normalidad
Henar de Pedro

“No tiene ningún sentido tramitarlo como proyecto de ley, a no ser que se pretenda utilizarlo para modificaciones de mayor calado”, ha desconfiado el portavoz del PNV, Aitor Esteban, que ha celebrado que el real decreto es un “acuerdo de mínimos” que “mantiene las competencias en manos de las instituciones que las tienen ya dentro de la distribución competencial normal sin una situación de emergencia sanitaria”, es decir, de los Gobiernos autonómicos.

Por el contrario, la exministra popular de Sanidad Ana Pastor ha defendido que en el trámite de enmiendas que el Gobierno central debe tener un papel reforzado en Sanidad. El PP, ha dicho, considera “imprescindible” que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, siga teniendo el mando. “Que usted siga asumiendo la autoridad máxima de Salud Pública de este país”, le ha dicho Pastor, a pesar de las críticas que ha vuelto a verter este jueves contra la gestión que el Gobierno ha hecho de la pandemia.

“El real decreto es exiguo, debería contener medidas que no tiene y usted se quita del medio y le pasa todo a las comunidades autónomas”, ha dicho Pastor, consciente de que “a algunos no les gusta” lo que estaba diciendo. “Doten al Ministerio de Sanidad de instrumentos necesarios para hacer una verdadera política nacional”, ha reclamado.

Ciudadanos también se ha sumado a esta petición ‘centralista’. Aunque los naranjas ya habían comprometido el ‘sí’ al decreto, su portavoz, Edmundo Bal, ha celebrado que vaya a admitir enmiendas porque considera que debe incluir un “conjunto de medidas que fortalezcan la responsabilidad del Estado frente a un rebrote”.

En concreto, Bal se ha referido a la “obligación de colaboración y de suministro de información de las comunidades” y a “dotarlas de medidas ágiles para confinamientos cuando se trate de focos localizados y que no sea de nuevo necesaria la alarma”. También ha aprovechado para reclamar bajar el IVA a las mascarillas.

Renombrar la 'nueva normalidad'

Previamente, el ministro de Sanidad había pedido desde la tribuna una “amplio acuerdo” al decreto, "para que este país cuente con los instrumentos necesarios para mantener el virus bajo control, seguir trabajando de manera coordinada con el único objetivo que hemos tenido desde el primer momento, proteger la seguridad de los ciudadanos y ciudadanas”.

Aplausos y críticas al Gobierno

El Gobierno lo ha obtenido, pero al término de un debate en el que ha vuelto a escuchar críticas a su gestión y en el que incluso los grupos se han lanzado también a renombrar el término ‘nueva normalidad’ que acuñó el Gobierno para referirse a la etapa que empezó tras el levantamiento del estado de alarma. “Lo llaman el decreto del metro y medio, de las mascarillas y de los tests”, ha dicho Pastor. “El Gobierno lo ha lanzado mediáticamente como ‘nueva normalidad’ ero la normalidad es normalidad, ni vieja ni nueva”, ha dicho Bal, que ha señalado que “preferimos llamarlo el real decreto del Plan B”, el que ha recordado que su grupo le exigía cuando el presidente, Pedro Sánchez, aseguraba que “solo había un Plan A, de alarma”.

Illa ha sido aplaudido más de lo que suele ser habitual cuando ha defendido brevemente el decreto y grupos como Compromís, que se ha abstenido, también le ha reconocido el trabajo de los últimos meses. Sin embargo, también ha enfrentado una vez más las críticas el PP por su gestión de la crisis. “A mi juicio, humildemente, una parte se podía haber evitado, una parte”, le ha dicho Pastor. “El virus campa libremente pero no es por casualidad que tengamos cifras francamente terribles, más fallecidos por cada 100.000 habitantes y el mayor número de profesionales contagiados”.

Antes, Pastor ha vuelto a reprochar que el Gobierno "ocultara" la alarma internacional que dio la OMS ya el 30 de enero o sus contantes cambios de criterio sobre el uso de mascarillas o la necesidad de tener protocolos autonómicos especiales.

"El Gobierno minimizó las alertas internacionales", desplegó una "estrategia inadecuada, se hablaba esos días solo de transmisión internacional y no local", "no funcionó el sistema de alerta epidemiológica", ha enumera Pastor, que ha indicado que "hay que mirar al futuro, pero asumiendo cada cual la responsabilidad que le corresponde".

"Hay que reconocer que no lo hemos hecho bien y lo que ha sobrado en esta crisis es propaganda, cada vez que escucho que salimos más fuertes se me pone el vello de punta. No solo hemos dejado a muchos atrás, es que algunos y no están", ha remachado la popular.

Por otra parte, Illa también ha escuchado críticas dirigidas a Sánchez por volver a apoyarse en la "derecha" para sacar adelante el decreto de 'nueva normalidad'. Así se lo ha reprochado la portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurúa, por el apoyo que ha contado por parte del PP y Ciudadanos. Precisamente, el 'sí' de Cs ha provocado que ERC haya votado este jueves en contra del decreto. También lo ha hecho JxCAT, que sin embargo ha visto bien que el decreto vaya a tramitarse como proyecto de ley.

El virus del fascismo

También lo ha hecho Vox, contra un decreto que su diputado Juan Luis Steegmann ha calificado de "nuevo acto de propaganda política", sobre una 'nueva normalidad' que "impugnamos por su corte totalitario". 

Muy al estilo de lo que ha hecho el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el diputado de Vox ha provechado para preguntar al Gobierno si piensa "mantener la contribución a la OMS, organización genuflexa al servicio del régimen comunista chino".

Antes incluso de escucharse estas palabras en el Congreso, el portavoz de En Comù Podem, Jaume Asens, ha subido a la tribuna en nombre de Unidas Podemos para parafrasear a Albert Camus en La Peste y advertir de otro virus, el del fascismo, que siempre está preparado para resurgir la a menor oportunidad.

"Llevan toda la crisis insultándonos, llamándonos criminales y asesinos y el problema es que mientras hacen eso, mientras nos apuntan, hay otros que disparan", ha dicho el portavoz de Unidas Podemos, en referencia al vídeo de un hombre disparando fotografías de varios miembros del Gobierno. Asens ha asegurado este jueves que se trata de un "exescolta" de Vox y el diputado Ignacio Gil Lázaro ha exigido en nombre de este partido que "lo retire o se informe mejor" porque ha negado tal cosa. Ha pedido que esta afirmación fuera retirada del Diario de Sesiones y se le ha concedido.

"El decreto crea un sistema de alerta sobre las lecciones que hemos aprendido pero no estaremos a salvo hasta la vacuna", ha dicho Asens, que ha añadido  que "ya tenemos una vacuna ahora, contra las desigualdades, contra el egoísmo, el odio y la extrema derecha y es la fuerza de los público".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento