El lapsus que puso de acuerdo (por segunda vez en la semana) a PSOE y Vox

  • La vicepresidenta Calvo dice por error que el Gobierno carece de credibilidad y Vox se recrea: "Por una vez, estamos de acuerdo".
  • El enfrentamiento por la gestión de la crisis del coronavirus continúa, aderezado por la negativa de PSOE, PP y Vox a investigar a Felipe González.
Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros.
Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros.
EFE

Sigmund Freud, popularmente conocido como el padre del psicoanálisis, consideraba los lapsus cometidos al hablar como manifestaciones involuntarias del inconsciente. Y, aunque ahora mismo muchas de las teorías de Freud están fuertemente desacreditadas, lo cierto es que el neurólogo austriaco estuvo, en cierta manera, presente este miércoles en el Congreso

La responsable fue la vicepresidenta Carmen Calvo, que aseguró sin querer que su propio Gobierno carece de credibilidad. Lo hizo en respuesta a una pregunta de Iván Espinosa de los Monteros (Vox), que le preguntó si es necesario "restituir la credibilidad de las instituciones". "No hay que restituir lo que no ha existido", contestó Calvo, lo que suscitó primero la sorpresa y luego las carcajadas de la bancada de Vox y también de la del PP. Incluso horas después, por los pasillos del Congreso, algunos diputados conservadores comentaban la jugada.

Involuntariamente, el lapsus de Calvo hizo coincidir a PSOE y Vox (y de rebote, también al PP), algo que reconoció un risueño Espinosa de los Monteros al señalar inmediatamente después de la vicepresidenta que "por una vez estamos de acuerdo". Pero, en realidad, fue la segunda vez que las tres formaciones se ponían de acuerdo durante la semana: la primera tuvo lugar el martes, cuando PSOE, PP y Vox vetaron en la Mesa del Congreso la comisión de investigación sobre la supuesta relación de Felipe González con los GAL.

Esta polémica llegó al pleno de la mano de ERC, uno de los grupos que propusieron la fallida comisión. El portavoz Gabriel Rufián reprochó a Sánchez la negativa del PSOE y preguntó a los socialistas si se "avergüenzan" de la figura de González, ante lo que el presidente tuvo que salir en su defensa pese a la mala relación que mantienen desde hace años: "Ahí está el legado, la historia, de uno de los grandes modernizadores de la España democrática".

Las espadas siguen en alto

Y es que el tono del debate se mantuvo igual de crispado que en las últimas semanas. Vox, de hecho, acusó al Ejecutivo de ser "la mayor amenaza para nuestra democracia" y de haber emprendido "un proceso de demolición del Estado", a lo que Calvo respondió acusando a la formación de ser "quienes ponen en jaque mate a todo el sistema" diciendo "que el Gobierno no es constitucional".

No fueron los únicos cruces de reproches, con unas acusaciones que hace meses hubieran sonado muy graves, pero que ahora se han convertido casi en parte del paisaje. El vicepresidente segundo Iglesias, por ejemplo, acusó al PP de haber cometido "una de las grandes traiciones a la democracia" con la creación de la llamada policía patriótica. Lo hizo en respuesta a un Teodoro García Egea que previamente lo acusó a él de responder "a las llamadas de la Fiscalía con filtraciones" mientras obviaba "las de las residencias de mayores que pedían ayuda".

El intercambio entre Carmen Calvo y la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, también estuvo plagado de reproches altisonantes. La popular acusó al Gobierno de "mentir a sabiendas" sobre el número de fallecidos por coronavirus por "conveniencia política inhumana", a lo que la vicepresidenta respondió que el PP ha decidido "hacer política con los muertos"

Ante este cruce de unos reproches tan serios, el intercambio entre el presidente Pedro Sánchez y el líder del PP, Pablo Casado, pareció casi descafeinado. Ambos, incluso, propusieron al otro colaborar, aunque desde puntos de vista tan lejanos que la oferta fue más retórica que real. Casado aseguró que sigue teniendo la "mano tendida" al Gobierno para llegar a acuerdos, pero aseguró que las diferencias políticas con el Ejecutivo se deben a que Sánchez exige "adhesión incondicional". Y el presidente, por su parte invitó al líder del PP a apoyar al Ejecutivo en la negociación del fondo para la recuperación de la UE y le solicitó que apoye en España la creación de la tasa Google.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento