El Mobile de 2021 bajará tarifas al Estado tras su anulación por el Covid-19

Vistantes del Mobile World Congress Barcelona - MWC 2019 en la entrada de Fira Barcelona.
Vistantes del Mobile World Congress Barcelona 2019 en la entrada de Fira Barcelona.
David Zorrakino - Europa Press - Archivo

Ya lo adelantaron en abril la entidad organizadora del Mobile World Congress (MWC), –GSMA– y Fira de Barcelona, y este martes lo ha confirmado el Gobierno: el congreso de móviles se quedará en la capital catalana hasta 2024, un año más de lo previsto. El Consejo de Ministros ha aprobado esta ampliación y ha autorizado al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital y a la Entidad Pública Empresarial Red.es a llegar a un acuerdo con GSMA para que ofrezca al Estado una tarifa reducida para la edición de 2021, del 1 al 4 de marzo. Todo ello, para compensar las pérdidas por la anulación de este año por el coronavirus.

Lo ha anunciado la ministra portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, que ha tildado de "excelente noticia" que el Mobile se mantenga en Barcelona hasta 2024, porque en 2019 tuvo un impacto económico de 470 millones de euros, generó unos 13.000 empleos y atrajo a más de 100.000 visitantes».

Según ha detallado el Ministerio en un comunicado, GSMA ofrecerá a la Administración General del Estado una tarifa "muy reducida y en condiciones ventajosas" para la edición del MWC de 2021 en compensación por los gastos a los que ha habido que hacer frente este año por la cancelación del evento. Por otro lado, la Fundación Barcelona Mobile World Capital, que integra a las administraciones públicas e instituciones que respaldan la celebración del congreso, hará frente a sus compromisos financieros con la organización en 2020. Esta aportación será devuelta en caso de que finalmente no pueda celebrarse el MWC de 2021.

!Ampliando el contrato hasta 2024, demostramos nuestro compromiso con el ecosistema, con la ciudad de Barcelona y con nuestra relación fuerte y mutuamente beneficiosa. Nos complace comunicar que hemos tenido un enorme apoyo de muchos expositores de cara a próximas ediciones", afirmó, por su parte, el consejero delegado de GSMA, John Hoffman, en abril, cuando adelantó que el congreso permanecería más tiempo en la capital catalana.

La organización decidió el pasado 12 de febrero suspender el Mobile de este año, previsto entre el 24 y el 27 del mismo mes, como medida de prevención ante los riesgos por el coronavirus, a pesar de que entonces todavía no se había registrado ningún caso en Catalunya y las autoridades en materia de salud aseguraban que no existía una alerta sanitaria.

El director general de GSMA, Mats Granryd, defendió, sin embargo, que el congreso se cancelaba por una situación de "fuerza mayor" porque había habido una "explosión de una enfermedad", la gente estaba "falleciendo globalmente" y el MWC es "un evento global que atrae a personas que vienen de todo el mundo".

La organización no quiso cuantificar el coste que le supuso la anulación del evento, pero sí cifraron las pérdidas que tendrían distintos sectores económicos para los que el Mobile constituye una importante fuente de ingresos. Por ejemplo, Barcelona Oberta calculó que los comercios de la ciudad dejarían de ingresar 50 millones; el Gremi de la Restauració habló de 40 millones menos para los restaurantes; el sector VTC, de 12 menos; y Élite Taxi aseguró que los taxistas perderían entre un 20% y un 30% de sus ingresos anuales. Por su parte, el Gremi d’Hotels se quejó de que estos establecimientos, que tenían reservadas unas 28.000 habitaciones con motivo del evento, se quedarían sin el 20% de los casi 500 millones que deja el MWC en la capital catalana.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, aunque mostró "comprensión" por la decisión de suspender el congreso, la lamentó por "el fuerte impacto" en la ciudad e insistió en que no había "alarma sanitaria", mientras que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, atribuyó la cancelación a "la epidemia del miedo".

La anulación del Mobile por el Covid-19 se produjo después de la polémica que generaron en enero una declaraciones de la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que aseguró que haría todo lo que estuviera en sus manos para acoger el evento allí. "Iremos a por él", dijo. Hoffman le respondió días más tarde: "Puedo asegurar que no hay ningún debate que incluya a Madrid. Estamos en Barcelona desde 2006 y en un futuro nos quedaremos en Barcelona".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento