'Hermann', el corto que narra la historia de la banda sonora de la pandemia

Imagen del cortometraje de animación 'Hermann'.
Imagen del cortometraje de animación 'Hermann'.
EFE

"Me topé con el vídeo. Me dejó tocado. Me fui a dormir y solo podía pensar en qué imaginaba él cuando salía a tocar, dónde viajaba, qué sensación tenía. Por la mañana me levanté y escribí el guion". Jordi García es el director de Hermann.

El estudio 23lunes, asentado en Barcelona, que en su web presume de amor por la narrativa y el arte visual, así como de saber si se puede hacer algo y cuándo es el momento, decidió que la técnica de la animación era la idónea para contar la historia de un hombre que sigue tocando a diario la armónica desde la ventana de su domicilio en Vigo.

El alemán Hermann Schreiber, un buen día, hizo lo propio a la hora del aplauso sanitario, animado por su cuidadora Tamara Sayar. Así fue el inicio de una fábula en la que el artista creía que las palmas batían por él.

De leyenda tuvo poco. Porque el primer día no fue así, todavía se estaba construyendo el hermoso cuento, pero desde el segundo sí. Y ahora en las casas aledañas continúan recreándose con su función, cuyo horario es variable. La cita fija ya no es a las ocho.

El próximo viernes será un día especial, pues este 'músico', enfermo de Alzhéimer, cumple 80 años, aunque ya hace meses que dice que los tiene, porque, total, piensa, estaban al caer.

En el audiovisual inspirado en una historia real, la suya, con la que se ganó los afectos del mundo, es un virtuoso del violín. "Es la hora. Vamos". El resto, mejor que cada uno lo vea. Este miércoles ha salido a la luz.

El producto no tiene ánimo de lucro ni mayor intención, explican sus artífices, que la de homenajear a los "héroes del 2020"; véase, a los sanitarios, científicos, profesionales de residencias y a todos aquellos que en general han cuidado de otros durante el confinamiento estricto y después.

Dieciséis especialistas han estado trabajando de manera interrumpida durante dos meses y medio, en sus casas, para convertir en realidad un pequeño metraje con larga vida, pues muestra el lado más humano de una época dura y, al hacerlo, nada le sobra, tampoco le falta.

El Hermann del violín, como el de la armónica, está más vivo y más feliz cuando se aproxima a su instrumento y siente el calor de la gente. Al lado de uno y de otro, una vigía que entrega todo su cariño y proporciona con mimo todo tipo de atenciones y de cuidados.

En la conmovedora obra, que lo es desde el "cómo se hizo" hasta el resultado final, han tomado parte profesionales de la animación, género capaz de llegar a todos los públicos y lugares del planeta; de la producción, creativos, músicos, actores de doblaje y periodistas.

Jordi García presta su voz al sentir común y así lo cuenta a Efe: "Como todo el mundo, nos vimos confinados sin tener tiempo de asimilarlo. Con menos trabajo y cierta ansiedad frente al futuro". En una de las noches que pasó viendo noticias e informaciones, descubrió al germano.

Y apenas un día después de que concibiese la ficción en su mente, todos se metieron en faena. "Teníamos gente libre, había bajado el trabajo y somos una pyme que optamos por invertir en ‘Arte’ en lugar de hacer un ‘Erte’. Ha sido nuestra apuesta y la verdad es que nunca hemos tenido al equipo más motivado". Y "productivo", añade.

Eva Santos, la creativa publicitaria que se ha ocupado del lanzamiento, completa: "Desde que Jordi me pasó el guion, vi que esta historia merecía ser contada. Un guion digno de Pixar pero inspirado en una historia real, porque esta pandemia nos ha traído mucho dolor pero también ha sacado nuestro máximo coraje y valentía, y eso también merece ser contado y recordado".

Impartir enseñanzas desde el entretenimiento ha sido otra de las generosas motivaciones y hacerlo con carácter épico y atemporal solamente era posible mediante la animación. Eva aprovecha para reivindicar que "en España somos una súper potencia mundial en ese área. Es el momento de ponerlo en valor y de hacernos ver dentro y fuera de nuestras fronteras".

Hermann, el de carne y hueso, el responsable de la banda sonora de un pueblo, el mismo al que arengó, sale a pasear, con mascarilla, en la nueva normalidad de la que disfruta Galicia dos veces al día.

Por la mañana, la ruta incluye la compra del pan, antes de volver al hogar que comparte con su esposa Teresa Domínguez, que padece la misma dolencia que él. Hace yoga doméstico, revisa letras, poemas, manuscritos, dibujos y viejas fotografías; y dedica muchas horas a los rompecabezas.

"A ver si se reconoce en su personaje", desea Tamara, que, pese a la tremenda humildad que destila, no esconde, como cuenta a Efe, que les hace "muchísima ilusión".

"Hermann, es la hora. Vamos". Esto le dirá antes de visionar, juntos, la joya cinematográfica inspirada en un entrañable anciano cuya hazaña no quedará sepultada por el olvido.

Por supuesto, él, que ha olvidado casi todo el español que sabía, se perfumará primero. Su inseparable colonia siempre la tiene a mano. Y se la echará antes de sentarse a disfrutar de este inesperado regalo de aniversario.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento