España dobla el número de peticiones de asilo recibidas, cerca del 80% procedentes de Latinoamérica

  • CEAR presenta el informe anual de 2019 en vísperas del Día Mundial del Refugiado.
  • La cifra de resoluciones aumenta de 11.875 a 60.198 pero las solicitudes favorables se estancan en unas 3.000.
  • La comisión reclama que la pandemia por el coronavirus no sirva como excusa para aplicar políticas más restrictivas. 
Refugiados y migrantes de Venezuela esperan para entrar a Ecuador desde Colombia.
Refugiados y migrantes de Venezuela esperan para entrar a Ecuador desde Colombia.
Jaime Giménez Sánchez de la Blanca / ACNUR / CEAR

La inseguridad, la persecución por motivos políticos, la escasez de alimentos y medicamentos o la precariedad de los servicios sociales en Venezuela. La persistencia de un conflicto armado, pese a la firma del Acuerdo de Paz en 2016, y los enfrentamientos por el control territorial y social en Colombia. La violencia de las maras y otras bandas organizadas en Honduras y el Salvador. O la crisis sociopolítica y la represión en Nicaragua. La situación por la que atraviesan estos países ha disparado las solicitudes de asilo en España. Pero pocos consiguen una resolución favorable.

En vísperas del Día Mundial del Refugiado, CEAR ha presentado este viernes su informe anual, un documento que pone de manifiesto que las oficinas de asilo españolas recibieron el año pasado 118.264 expedientes. Esta cifra duplica los 54.065 de 2018 y, con el 16% del total, sitúa al país como el tercer miembro de la UE con más peticiones, solo por detrás de Alemania y Francia y superando esta vez a Grecia.  

Pese a ese incremento, la directora de la ONG, Estrella Galán, ha reseñado que "España siguió poniendo numerosas trabas" para que muchas personas pudieran solicitar la protección internacional, "con la persistencia de las devoluciones en caliente o dificultando procesos de reagrupación". "Además, se siguen produciendo enormes retrasos de formalización y documentación, y continúan los impedimentos para acceder al procedimiento en nuestra frontera sur, debido a la ausencia de vías legales y seguras", ha agregado.

Entre esos obstáculos, Galán también ha citado la exigencia de visado de tránsito a los originarios de Siria, Palestina o Yemen, lo que explica el acusado descenso en las peticiones de asilo procedentes de esas zonas. De esta forma, con 2.419, los sirios han pasado de ser los terceros que más solicitudes presentaban a los octavos, y los palestinos han desaparecido de los diez primeros puestos. 

Esa circunstancia, unida al empeoramiento de la situación en determinadas regiones de Lationamérica, ha provocado que el 77% de las demandas procedan de Venezuela, Colombia, Honduras, Nicaragua, El Salvador y Perú, con incrementos muy importantes. Venezuela ha pasado de 19.218 a 40.906 peticiones; Colombia, de 8.650 a 29.363; Honduras, de 2.410 a 6.792; Nicaragua, de 1.365 a 5.931 y El Salvador, de 2.275 a 4.784. Desde Perú, que no aparecía destacado en ocasiones anteriores, se registraron cerca de 4.000.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado pone en valor el esfuerzo realizado por el Gobierno para dotar de más recursos a dichas oficinas, lo que permitió elevar a 60.198 los expedientes examinados, frente a los menos de 12.000 del año precedente. Lamenta sin embargo que la cifra de las concesiones siga estancada en torno a las 3.000, lo que desploma el porcentaje al 5,2%, muy lejos del 24% del informe anterior y del 31% de la media europea.

Asimismo, pese a esos refuerzos, a finales de 2019 más de 133.000 personas (la mitad de ellas de Colombia y Venezuela) estaban a la espera de una resolución de la que depende su futuro. 2018 se cerró con 79.000. En la UE, solo Alemania tiene más solicitudes en trámite. 

Los refugiados y el coronavirus

Junto a su informe anual, CEAR ha presentado un anexo sobre las consecuencias que la crisis del coronavirus está provocando para los migrantes y refugiados a nivel estatal, europeo y mundial. "Confinamientos, cierre de fronteras generalizado, precarias condiciones higiénicas en los campos de refugiados, problemas económicos que agravan sus condiciones de vida... Esta pandemia plantea numerosos retos en materia de acceso al derecho de asilo, pero es necesario que los Estados no pongan en cuarentena sus obligaciones con las personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares", ha resaltado Galán.

La entidad incluye propuestas a las autoridades para hacer frente a la nueva realidad en la que se encuentra este colectivo en España y ha impulsado una petición al Ejecutivo para que ponga en marcha de manera urgente un proceso de regularización de personas migrantes en situación irregular y de solicitantes de asilo que esperan desde hace mucho tiempo la resolución de su solicitud. "Para las personas refugiadas, alejadas de sus hogares y de sus familiares y amigos, la situación que sufrimos en medio de esta emergencia sanitaria global y de una crisis económica sin precedentes es aún más complicada", ha explicado su presidente, Carlos Berzosa, quien ha recordado el lanzamiento del proyecto "Solidaridad y Refugio en tiempo de Coronavirus". 

El cierre de fronteras por la pandemia está provocando que miles de refugiados se encuentren bloqueados en países no seguros por lo que se reclama a los dirigentes europeos y españoles que no utilicen la Covid-19 como excusa para no respetar el derecho a una protección internacional ni para aplicar políticas más restrictivas de control migratorio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento