"Hay que acabar con la cultura tercermundista del presentismo laboral"

  • III Congreso de la Comisión para la Racionalización de Horarios.
  • España lidera el número de horas trabajadas, pero no la productividad.
  • Detrás de un horario interminable hay baja productividad y natalidad; alta siniestralidad y fracaso escolar.
  • ENCUESTA: ¿Pasas tiempo en tu trabajo sólo por estar?
Los horarios españoles no se ajustan al resto de los países europeos (EFE).
Los horarios españoles no se ajustan al resto de los países europeos (EFE).
EFE
Estos días se celebra en Tarragona el III Congreso de la Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios, un organismo que defiende que los trabajadores tengan horarios laborales que les permitan conciliar trabajo y familia.
Ignacio Buqueras, presidente de esta comisión, ha explicado a
20minutos.es que su objetivo es hacer comprender a todos los agentes sociales que es necesario "cambiar la cultura tercermundista del presentismo por la de la eficiencia".
No es lo mismo estar en el lugar de trabajo que estar trabajando
"No es lo mismo estar en el lugar de trabajo que estar trabajando", nos dice Buqueras, que aporta datos de la UE que señalan que
"España está a la cabeza de la cantidad de horas trabajadas al día y
a la cola de la productividad". "En estos
momentos de crisis hay que ponerse las pilas para que nuestro trabajo sea rentable y productivo".

La Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios aboga por
aplicar el sentido común y hace un llamamiento a empresarios, sindicatos, trabajadores y Gobierno para que los horarios españoles se ajusten al resto de los países europeos. "Estamos en un nuevo siglo y hay que buscar la cultura de la eficiencia", dice Ignacio Buqueras.
Los males del horario interminable

Esta asociación también alerta de los males de los horarios interminables de los españoles:
baja productividad;
alta siniestralidad laboral porque no se duerme lo suficiente;
baja natalidad al no tener ni tiempo de estar con la pareja;
fracaso escolar por la falta de atención a los hijos... "estos despropósitos se terminarían con un horario más racional".

Para Buqueras, el cambio progresivo en los hábitos de los españoles mejoría en la
calidad de vida. Pone como ejemplo el
tele-trabajo, un "sistema novedoso que está dando excelentes resultados". "La tecnología debe estar al servicio del ser humano", explica.
La mujer es la gran perjudicada si no se tienen unos horarios decentes
También alerta esta comisión de la
demagogia que se esconde tras las manidas palabras de conciliación e igualdad. "La mujer es la gran perjudicada si no se tienen unos horarios decentes".

Otra de las propuestas que hacen es
cambiar los horarios de la televisión: adelantar los informativos de la noche y los programas de 'prime time'. Aunque recuerda que aún hay mucho que hacer, Buqueras pone como ejemplo la política de algunas empresas españolas.
Iberdrola generalizó un horario de 7:30 15:30 horas y logró una mejor productividad y una mayor satisfacción en los trabajadores. Como la eléctrica, otras compañías están haciendo esfuerzos por cambiar esa
"cultura del presentismo".
Mostrar comentarios

Códigos Descuento