Podemos no teme el acercamiento del PSOE a Cs para los Presupuestos

  • Fuentes moradas no rechazan a priori negociar con Cs, pero sostienen que las diferencias ideológicas hacen muy complicado un acuerdo.
  • Ningún partido quiere aparecer como el que rechaza el entendimiento sin al menos intentarlo tras la pandemia.
  • El pacto con el bloque de la investidura es la primera opción, aunque una eventual convocatoria electoral en Cataluña podría dificultar la negociación con ERC.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias conversan durante el pleno en el Congreso.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el Congreso.
J.J. Guillén / EFE

Los guiños que, en las últimas fechas, ha lanzado la parte socialista del Gobierno a Cs de cara a la negociación de los próximos Presupuestos Generales del Estado no amenazan la estabilidad del Ejecutivo. Así lo asegura, tanto en público como en privado, Unidas Podemos, que no obstante considera que las diferencias programáticas que existen con la formación naranja terminarán haciendo inviable un pacto para sacar adelante las cuentas.

El PSOE lleva semanas planteando la necesidad de mirar a izquierda y a derecha y ampliar las alianzas de cara a la elaboración de unos Presupuestos que se perfilan claves para la recuperación económica de España. Y este martes, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, volvía a plantear la posibilidad de dialogar "sin vetos cruzados" e, incluso, abría la puerta a "modular" el acuerdo programático firmado con Unidas Podemos para adaptarlo a la nueva situación tras la pandemia. No para obviar ninguna de sus medidas, pero sí para "priorizar" unas u otras.

Lejos de generar un desencuentro, el portavoz parlamentario morado, Pablo Echenique, aseguraba unos minutos después que "es obvio que después de la peor epidemia en 100 años uno tiene que analizar lo aprobado anteriormente" para adaptarlo al brusco cambio que ha supuesto el coronavirus. Echenique se mostró dispuesto a que haya "flexibilidad" a la hora de aplicar el pacto. "Pero también creo que el acuerdo de coalición exige su cumplimiento y está muy bien adaptado a la situación actual", así que debe ser el "punto de partida" insoslayable para cualquier negociación, advirtió.

De igual manera, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha agradecido en varias ocasiones en las últimas semanas el giro al centro que ha dado Ciudadanos a raíz de la crisis del coronavirus. Y es que nadie quiere aparecer como el actor que pone pegas a priori a llegar a acuerdos con el mayor número posible de partidos cuando se interpreta que la sociedad quiere el entendimiento de las fuerzas políticas.

Una diferencia programática profunda

Eso sí: fuentes de Unidas Podemos señalan que, pese a la disposición del Gobierno a no cerrarse a hablar con nadie, será la propia realidad la que exponga los límites de una negociación con Ciudadanos, si finalmente ésta llega a producirse, ya que el partido naranja tampoco se ha cerrado a ella. De hecho, hace unos días, el portavoz adjunto de Cs, Edmundo Bal, tachó de "surrealistas" los planteamientos económicos de Unidas Podemos para los Presupuestos.

Buena muestra de cómo ve las cosas la formación morada la dio este mismo miércoles, en el pleno del Congreso, el diputado de En Comú Podem Joan Mena a tenor del intento de Cs de paralizar la tramitación de la nueva ley educativa. Los "programas electorales" de Cs y Unidas Podemos, dijo Mena, son "incompatibles", y "una cosa es la emergencia sanitaria", en la que la que Cs ha apoyado al Gobierno para prorrogar el estado de alarma, "y otra la reconstrucción social y económica".

Y es que parece complicado conjugar la hoja de ruta de contención del gasto público y reducción del Estado que plantea Cs con las recetas de aumento de la inversión, subida de los impuestos para grandes empresas y rentas altas y fortalecimiento de los servicios públicos que plantea Unidas Podemos. Por ello, Iglesias ha afirmado públicamente que de cara a las cuentas del año que viene hay que hablar con partidos "de izquierdas".

La constante duda de ERC

No obstante, el Gobierno no tiene asegurada ni mucho menos la aprobación de los Presupuestos aunque se apoye en las fuerzas que facilitaron su investidura. PNV o EH Bildu han recomendado al Ejecutivo en las últimas semanas que se centre en esta mayoría y evite veleidades con Ciudadanos que pueden repeler a otros socios. Pero ha sido ERC quien más claro lo ha dejado en varias ocasiones, la última este martes, por boca de su portavoz, Gabriel Rufián: los republicanos y el partido naranja son "bastante incompatibles" y el Gobierno debe elegir a uno de los dos, "porque las dos cosas no pueden ser".

Sin embargo, el escenario en los próximos meses podría complicarse para una ERC que, hasta ahora, sí se ha mostrado proclive por lo menos a negociar unas cuentas para el año que viene. La posibilidad de que el president de la Generalitat, Quim Torra, retome su idea -ya anunciada- de convocar elecciones en Cataluña antes de fin de año planea sobre una eventual negociación presupuestaria. Y, en mitad de una contienda electoral con JxCat por el liderazgo del independentismo, ERC tendría mucho más complicado aprobar unas cuentas estatales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento