Sí, sí que hay. Sí que existe violencia de género entre los chicos y chicas de los institutos y las universidades. Un estudio de la UPV realizado entre 921 jóvenes de 15 a 20 años de Vizcaya ha concluido que el maltrato golpea a esas edades, y sobre todo, en las relaciones denominadas como rollos.

El informe constata que en los "ligues" hay más abusos por parte de los chicos. Es decir, obligan a la chica a vestir de un modo determinado o le prohíben verse con ciertas personas. También en estas parejas efímeras ocurren más escenas de violencia en el sexo u obligaciones a mantener relaciones no consentidas.

Van a la caza, y cuando consiguen sexo, muestran a la chica como trofeo

 

"Los chicos y chicas reproducen los modelos del hombre dominante", indica Mila Amurrio, directora del grupo de investigación. Así, ellos siguen viendo a ellas como objeto sexual. "Van a la caza, y cuando consiguen la relación sexual, muestran a la chica como un trofeo", ilustra Amurrio. "Creen que para que una relación tenga éxito la mujer tiene que ser atractiva. ¡Y no hace falta que sea guapa, sólo que tenga buen cuerpo!", se escandaliza.

En cambio, las encuestadas dicen que en su pareja buscan a un chico que las proteja y les dé seguridad. Y ven a sus amigas como un ámbito para hablar de sentimientos, no para lucir trofeos.

Curioso: chicos y chicas ven la agresividad en los hombres como algo atractivo.

Los jóvenes identifican y rechazan claramente la violencia física y sexual. Pero no identifican la psicológica. Es decir, creen que presionar para tener sexo o prohibir a la chica ponerse minifalda no es violencia de género. "Ellas creen que pueden ser amadas y maltratadas a la vez", lamenta Mila Amurrio.

El Ayuntamiento de Bilbao ha encargado el informe de la UPV, con motivo de las jornadas Violencia de Género y Gente Joven celebradas este martes en Bilbao con familias de escolares vizcaínos. En dicho encuentro se han dado cita expertos en la materia con padres y madres de escolares vizcaínos.

Alcohol en la primera cita

La mitad de los adolescentes y jóvenes encuestados tenían pareja cuando se realizó el estudio. Estos chavales tienen una visión "romántica" del amor. Dicen que la razón por la que están o estarían con una pareja son los sentimientos y el compromiso con el otro. Claro que la llegada a esa amor tiene caminos más licenciosos.

Las aproximaciones juveniles y los primeros encuentros sexuales suelen estar lubricados con la presencia del alcohol y la fiesta, según evidencian los testimonios de los encuestados. Los autores del informe echan en falta una mejor formación en los colegios.

Lamentan que aunque los alumnos son expertos en métodos anticonceptivos, tienen grandes carencias en torno a las relaciones sentimentales. Necesitan aprender a cómo se construye una pareja igualitaria.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO