Felipe González, Cataluña y la patria: el Congreso vuelve a la vieja normalidad

  • Gobierno y oposición se enzarzan por las relaciones con los nacionalistas en una sesión de nuevo marcada por el mal ambiente.
La portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, durante la sesión.
La portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, durante la sesión.
EFE

Conforme la situación sanitaria va controlándose, el foco del debate político vuelve a posarse en temas previos a la pandemia. Este miércoles en el Congreso se habló de la gestión del Gobierno en la crisis del coronavirus o de las medidas que habrá que tomar para la recuperación. Pero también del expresidente Felipe González, de Cataluña y de patriotas y antipatriotas. Y sin haber llegado aún, al menos oficialmente, a la nueva normalidad.

El ambiente crispado no es novedad desde hace meses en la Cámara, pero a la tranquilidad no ayuda la competición en la derecha entre PP y Vox. El propio Pedro Sánchez ironizó en la sesión de control con ella. "El señor Casado y usted hacen la misma intervención, el mismo guion, publican el mismo libro, aunque usted lo hace con tapa dura", le espetó al líder de Vox, Santiago Abascal. Este, antes, le había acusado de hacer "propaganda vacía". Casado, de ocultar 16.000 muertos y buscar "falsos culpables" de su gestión.

Ni siquiera las invitaciones a café de la semana pasada sirvieron para relajar el ambiente. La vicepresidenta Carmen Calvo rechazó la contraoferta que le hizo la portavoz popular Cayetana Álvarez de Toledo de que ese café fuera en torno a una mesa de debate pública tachándola de "circo". Esta, a su vez, la acusó de vender España a los "separatistas" retomando la mesa de negociación entre el Gobierno y la Generalitat en julio.

Y es que, tras unos meses en un segundo plano, el conflicto territorial de Cataluña ha vuelto con fuerza al escenario político, más aún cuando parece inminente la recuperación del diálogo entre los Gobiernos central y autonómico. Calvo la defendió como "la única fórmula" para conseguir una solución. Pero Casado acusó a Sánchez de deberle la presidencia a "antipatriotias" como "Iglesias, Junqueras y Otegi". Y Álvarez de Toledo, directamente, de no tener "otra patria que su ego".

Felipe González vuelve al Congreso

Los socios de investidura del presidente del Gobierno también salieron a relucir en relación a un presidente que dejó la Moncloa hace 24 años: Felipe González. "Dice Felipe González que su Gobierno parece el camarote de los hermanos Marx, quizá por eso sus socios le quieren humillar investigándole en esta cámara, pero ya le adelanto que me opondré, por el respeto que yo sí le tengo", espetó Casado.

En el otro extremo, EH Bildu insistió en esa investigación para conocer si González fue o no el "señor X" de los GAL, en base a la documentación recién desclasificada por la CIA que apunta a esta posibilidad. Y el Gobierno, en la figura de la vicepresidenta Calvo, calló. "No tenga ninguna duda del compromiso de este Gobierno con la memoria democrática", se limitó a señalar la dirigente en relación a la retirada de las medallas que aún tienen concedidas algunos torturadores del franquismo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento