El acusado de un delito continuado de abuso sexual sobre una mujer que sufría cierto retraso mental, a la que enseñó a consumir cocaína, lo cual le produjo finalmente la muerte por intoxicación al producirse una acción reactiva con el medicamento que tomaba, declaró hoy, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Cádiz, que estaba
enamorado de ella y la víctima de él, así como que no le inyectó droga.

Aseveró que no tenía conocimiento de que la víctima tuviera un retraso

Según la calificación fiscal, los hechos se produjeron en el año 2006, cuando la víctima fue presentada al acusado por la que entonces era pareja sentimental de éste con la intención de realizar un trío, siendo elegida por considerarla la persona idónea para obtener su consentimiento. Posteriormente, el acusado, consumidor de drogas (cocaína, heroína y metadona) terminó entablando una relación sentimental con la víctima y acabó proporcionando y enseñando a la mujer a consumir cocaína, tanto esnifándola como en alguna ocasión mediante inyección, lo cual hacía el mismo acusado.

Según defiende la Fiscalía, el acusado sabía que la mujer se encontraba en tratamiento médico con benzodiacepinas y que el consumo de droga le podía producir la muerte. Según el Ministerio Fiscal, no obstante eso no evitó que proporcionase a la mujer toda la cocaína y la metadona que consumió y que "por su propia mano" le inyectase, por lo que horas más tarde la mujer falleció. Por su parte, el acusado, manifestó que él no le inyectó droga a la víctima, así como que ésta le dijo que ya había probado la droga, aunque él, según aseguró, le dijo que no tomara. Asimismo, aseveró que no tenía conocimiento de que tuviera un retraso.

Totalmente indefensa

Una de las personas que pasó por la Sala donde se celebró la primera sesión del juicio, fue el padre de la víctima, que manifestó que su hija era "totalmente indefensa". Asimismo, insistió en varias ocasiones que el retraso de su hija le impedía tener "responsabilidad. Además, afirmó que su hija le tenía "mucho miedo" a las inyecciones y calificó de "imposible" que se pudiera poner una inyección en el brazo derecho con su brazo izquierdo.

Era como una niña, ya que tenía mentalidad infantil y no tenía responsabilidad

En los mismos términos se refirió el hermano de la víctima, psiquiatra de profesión, que aseguró que su hermana era "manipulable" y que sólo bastaba para ello ganarse su confianza. Asimismo, manifestó que "era como una niña", ya que "tenía mentalidad infantil" e insistió en que "no tenía responsabilidad".

La Fiscalía pide para el acusado una pena de siete años y dos meses de prisión por un delito continuado de abuso sexual, diez años por un delito contra la salud pública y 12 años de cárcel por un delito de homicidio, lo que suma en total una pena de 29 años de prisión, mientras que para la que hasta entonces había sido su compañera sentimental, pide una condena de cuatro años y dos meses de prisión por un delito de abuso sexual.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁDIZ