Maltrato infantil
Los niños también sufren las consecuencias de la violencia doméstica. ARCHIVO

El caso de 'Baby P. ', el bebé británico de un año y cinco meses, que murió en 2007 después de haber recibido más de 60 visitas de trabajadores sociales y médicos que no lograron frenar los malos tratos que recibía, por desgracia no es el único ejemplo de la crueldad que muestran algunos progenitores con sus hijos.

La niña fue encontrada muerta en su cama

Sin ir más lejos, hace menos de 15 días, en Fortuna (Murcia), fue encontrado el cuerpo sin vida de la pequeña ecuatoriana Estefanía, de siete años, que falleció mientras dormía por un choque séptico (un fallo multifuncional que se origina por una infección no tratada).

La investigación descubrió, que el compañero sentimental de su madre, un español de 21 años, abusó sexualmente de la niña de forma reiterada y con el consentimiento de su progenitora. Ahora, ambos están en prisión.

Alba, víctima de un maltrato brutal

También trágico fue el caso de Alba, la pequeña de cinco años de Montcada i Reixac (Barcelona), que recibió una paliza brutal, en marzo de 2006, que la dejó en coma y le provocó una incapacidad absoluta (necesita respiración asistida y se desplaza en silla de ruedas).

Su madre y su compañero sentimental fueron acusados de un delito continuado contra la integridad moral y otro de violencia doméstica habitual, que sumaron penas de 19 años de cárcel para cada uno.

El 'sótano de los horrores' de Amstetten

No menos cruel es el caso de Josef Fritzl, el austriaco que mantuvo encerrada a su hija durante 24 años en el sótano de su casa, y con la que tuvo siete niños a los que maltrato física y psicológicamente. Incluso, dejó morir a uno de ellos, recién nacido, para no ser descubierto y por lo que ha sido acusado de asesinato.

Lo que parece claro es que casi ningún país desarrollado se libra de esta lacra social, que en los últimos doce años ha costado en España la vida a 77 niños, según datos recogidos por la Asociación Española de Pediatría (AEP).