Hallan que la dexametasona, un fármaco barato, salva la vida a uno de cada tres pacientes graves con Covid-19

Científicos británicos de la Universidad de Oxford han confirmado hoy un importante avance en el tratamiento de la COVID- 19. Se trata de la dexametasona, un potente corticoide con el que han conseguido reducir las muertes de los enfermos más graves. El profesor Peter Horby, uno de los coordinadores del ensayo, dice que "en pacientes con dificultades respiratorias, incluso con ventilación asistida, está demostrándose bastante eficaz". "Se reduce el riesgo de muerte alrededor de un 20 por ciento", ha señalado Horby. Este tratamiento se viene aplicando con éxito también en España desde el mes de marzo, como ya explicaba entonces José Luis Callejas, miembro de la Unidad de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas del Hospital Clínico de Granada.
Científicos británicos de la Universidad de Oxford han confirmado hoy un importante avance en el tratamiento de la COVID- 19. Se trata de la dexametasona, un potente corticoide con el que han conseguido reducir las muertes de los enfermos más graves. El profesor Peter Horby, uno de los coordinadores del ensayo, dice que "en pacientes con dificultades respiratorias, incluso con ventilación asistida, está demostrándose bastante eficaz". "Se reduce el riesgo de muerte alrededor de un 20 por ciento", ha señalado Horby. Este tratamiento se viene aplicando con éxito también en España desde el mes de marzo, como ya explicaba entonces José Luis Callejas, miembro de la Unidad de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas del Hospital Clínico de Granada.
Científicos británicos de la Universidad de Oxford han confirmado hoy un importante avance en el tratamiento de la COVID- 19.
ATLAS

La búsqueda de fármacos y tratamientos que frenen parcial o completamente el virus SARS-CoV-2 no ha cesado ni un minuto, y parece que ahora, según un estudio de la Universidad de Oxford, ya se puede decir que hay un medicamento que sirve para frenar el avance de la enfermedad en pacientes graves con coronavirus.

La dexametasona es un corticosteroide con efectos antiinflamatorios e inmunosupresores. Se usa en enfermedades como el asma, la artritis reumatoide o para paliar algunos de los efectos secundarios de la quimioterapia en enfermos de cáncer. Es también un medicamento usado tras cirugías como la dental.

El estudio realizado por la universidad británica consistió en administrar el fármaco durante 28 días a 2.104 pacientes hospitalizados, mientras que 4.321 pacientes en condiciones de salud similares no lo recibieron, brindando unos resultados esperanzadores, según afirman los autores. 

La investigación concluyó que, entre los pacientes más graves, es decir, los que necesitan una ventilación mecánica para respirar, la mortalidad se redujo un tercio. Por otro lado, para los pacientes no tan graves pero que necesitan un suministro de oxígeno, la mortalidad desciende una quinta parte.

"Este es el único fármaco hasta la fecha que ha mostrado que reduce la mortalidad y la reduce de manera significativa. Es un gran avance. La supervivencia es mayor entre los pacientes que requieren respiración asistida, así que este medicamento debería administrarse a todos los pacientes en este estado", afirmó el investigador principal del estudio, Peter Horby.

Otro de los expertos que participó en la investigación, Martin Landray, declara que los hallazgos sugieren que de cada ocho pacientes tratados que precisan de respiración asistida por ventiladores mecánicos, se podría salvar una vida. En cuanto a los que requieren un suministro de oxígeno, calcula que se podría salvar una de cada 25 vidas. 

Otro de los factores beneficiosos que tiene este fármaco, es su bajo precio y su gran accesibilidad: "Hay un claro beneficio. El tratamiento consta de diez días de Dexametasona y cuesta unas 5 libras (5,5 euros) por paciente. Así que esencialmente cuesta 35 libras (38 euros) salvar una vida. Es un fármaco que está disponible en todo el globo", remarcó Landray.

Para los países menos desarrollados y donde los sistemas sanitarios son más precarios, este descubrimiento podría suponer un importante alivio, debido a la facilidad de conseguir el medicamento en cualquier parte del mundo. 

Sin embargo, para los pacientes con síntomas leves este tratamiento no ha respondido bien, aunque desde el estudio recuerdan que aproximadamente 19 de cada 20 pacientes que se infectan de coronavirus mejoran sin tener que ser hospitalizados.

Sergio Ramos y la dexametasona

Esta sustancia es utilizada en el mundo del fútbol para tratar ciertas lesiones, como explicó Zigor Moltavo, responsable de la Unidad de Control de Rendimiento del Centro de Medicina del Deporte de la AEPSAD, a Marca: "Es un corticoide como muchos otros de la familia que es muy amplia, este es de los que más se usa en el mundo del fútbol. Lo habitual es que se le infiltre glococorticoide con anestésico. Lo que está claro es que no tiene un efecto positivo en el rendimiento vía intraarticular".

Sin embargo, fue protagonista en 2018 tras la filtración de Football Leaks que afirmaba que el jugador del Real Madrid, Sergio Ramos, dio positivo en el control antidopaje en esta sustancia en la final de Champions de 2017.

Este fármaco tiene efectos similares a las hormonas esteroides si se utiliza sin padecer ninguna enfermedad, y por ello no está permitida en el reglamento del fútbol. Sin embargo, su uso está muy extendido en la élite por medio de filtraciones para frenar dolores, ya que se contemplan algunas excepciones: debe ser comunicado con anterioridad, debe haber prescripción médica y solo puede ser aplicado por vía intraarticular. Si se ingiere oralmente, de forma intravenosa o intramuscular si supone una infracción por dopaje.

Tras abrir una investigación, Ramos adjuntó un informe médico de su club y explicó que había sido tratado con este fármaco el día anterior de manera intraarticular, pero que no lo comunicaron por un "error humano". La UEFA y la unidad antidopaje dieron por bueno este argumento y se cerró el caso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento