La economía de Japón entró en recesión tras contraerse, entre julio y septiembre, un 0,4% en términos reales, la segunda reducción trimestral consecutiva, según informó el gobierno japonés en un informe preliminar.

La caída del Producto Interior Bruto (PIB) del tercer trimestre del año supone que la economía japonesa se contrajo un 0,1%, respecto al trimestre anterior.

Esa cifra contrasta con las estimaciones del mercado, que manejaba una predicción de un incremento del 0,1% frente al trimestre anterior, según la agencia local Kyodo.

El consumo, que supone un 55% de la economía japonesa, avanzó un 0,3% respecto al trimestre anterior y el gasto de capital de las empresas se redujo un 1,7%.

El consumo, que supone un 55% de la economía japonesa, avanzó sólo un 0,3%

No obstante, la inversión inmobiliaria creció un 4%y la inversión pública se incrementó en un 0,4%.

Las exportaciones se elevaron un 0,7%, mientras que las importaciones lo hicieron en un 1,9%. La demanda doméstica estimuló el PIB real en un 0,1% respecto al trimestre anterior, pero la demanda exterior lo contrajo en un 0,2%.

Tras la Eurozona

Estos malos datos sitúan a Japón en la estela recesionista de algunas de las principales economías europeas.

El PIB de la zona euro volvió a bajar en el tercer trimestre del año, el 0,2% (la misma tasa que en el segundo trimestre), lo que confirma que el área entra en recesión técnica. La economía de la UE también cayó el 0,2% entre julio y septiembre, después de no crecer los tres meses anteriores.

España no está todavía en recesión, pero en el tercer trimestre registró la primera bajada de su PIB en quince años (el 0,2%).

Sí han caído en esa situación tanto Alemania como Italia, tras acumular en ambos casos caídas del 0,4% y 0,5%, respectivamente, en el segundo y tercer trimestre.