Perú roza los 230.000 casos de COVID-19 y se acerca a las cifras de Italia y España

Retratos de fallecidos por COVID-19 en una misa en la catedral de Lima dedicada a las víctimas de la pandemia del coronavirus en Perú.
Retratos de fallecidos por COVID-19 en una misa en la catedral de Lima dedicada a las víctimas de la pandemia del coronavirus en Perú.
AGENCIA ANDINA / EFE

Perú llegó este domingo casi a los 230.000 casos acumulados de COVID-19 y está muy cerca de alcanzar las cifras de contagios totales de Italia y España, dos de los tres países europeos más afectados por la pandemia.

La cifra total de infectados por el coronavirus se elevó a 229.736 tras sumar más de 4.600 contagios nuevos en las últimas 24 horas, según el último informe ofrecido por el Ministerio de Salud. De las 22.632 pruebas practicadas el sábado, el 20% dio positivo.

Con esta tendencia constante desde las últimas dos semanas, es probable que Perú supere esta semana el número de casos acumulados de Italia, que registra 236.989 casos, y España, que registra 243.928 contagios.

Actualmente Perú es el segundo país de Latinoamérica con más casos confirmados de COVID-19, solo por detrás de Brasil, y es el octavo a nivel mundial debido al gran número de pruebas realizadas, que supera los 1,3 millones de muestras tomadas, lo que le hace el primer país de la región en pruebas por cada millón de habitantes.

Por segundo día consecutivo se registraron 190 fallecidos, una de las cifras más altas de decesos diarios desde que comenzó la pandemia, y el total de muertes confirmadas por COVID-19 llegó a las 6.688.

No obstante, los registros generales de defunciones revelan una mortalidad inusitada y sin precedentes desde el inicio de la emergencia, especialmente en Lima, donde hay registrados más de 10.000 fallecidos sospechosos, que están por encima de los números habituales en los años pasados.

Misa con 5.000 retratos de fallecidos

Más de 5.000 víctimas de la pandemia estuvieron representadas este domingo en una simbólica acción del Arzobispado de Lima, que empapeló los bancos, columnas y paredes de la catedral de la capital peruana con los retratos de los fallecidos, a los que rindió homenaje en una misa del Corpus Christi.

La homilía oficiada por el arzobispo de Lima, Carlos Castillo, se llevó a cabo con la catedral a puerta cerrada y con las fotografías de los fallecidos como únicos testigos presenciales del acto religioso, que fue transmitido por televisión y redes sociales.

Retratos de fallecidos por COVID-19 en una misa en la catedral de Lima dedicada a las víctimas de la pandemia del coronavirus en Perú.
Retratos de fallecidos por COVID-19 en una misa en la catedral de Lima dedicada a las víctimas de la pandemia del coronavirus en Perú.
AGENCIA ANDINA / EFE

Mientras tanto, el presidente de Perú, Martín Vicarra, se encontraba en la norteña región de Piura, una de las más golpeadas por el coronavirus, donde visitó la instalación un nuevo hospital de campaña para tratar pacientes de COVID-19.

Allí el mandatario se reafirmó en las manifestaciones realizadas la víspera por su ministro de Salud, Víctor Zamora, quien aseguró que la propagación del virus SARS-CoV-2 está remitiendo a nivel nacional.

Sin embargo, el jefe de Estado aclaró y reiteró que la evolución de la pandemia en Perú es muy diversa, pues mientras en regiones muy pobladas como Lima está comenzando a descender, hay otras donde está en ascenso.

"Hay una tendencia que da un poco de tranquilidad, pero no puede generar ningún tipo de triunfalismo. Tenemos que seguir trabajando, y para eso seguimos invirtiendo", dijo Vizcarra.

Continúa la reactivación económica

A pesar de que las señales de descenso de los contagios aún son débiles, el presidente peruano insistió en seguir reactivando la economía, que llegó a estar casi detenida por completo durante las primeras semanas de la cuarentena.

Así, el Ministerio de la Producción publicó este domingo una resolución para permitir desde el lunes el funcionamiento de las galerías y conglomerados comerciales a puerta cerrada y solo para ventas a domicilio.

Con ello se espera que se reduzcan ostensiblemente las grandes aglomeraciones de vendedores ambulantes que acontecieron en los últimos días en las calles del centro de Lima, invadidas por miles de comerciantes que burlaron la cuarentena para tratar de obtener algunos ingresos con los que subsistir.

Vendedores ambulantes son desalojados por la Policía en Lima, Perú, por no respetar la cuarentena impuesta por la pandemia del coronavirus.
Vendedores ambulantes son desalojados por la Policía en Lima, Perú, por no respetar la cuarentena impuesta por la pandemia del coronavirus.
PAOLO AGUILAR / EFE

El pasado viernes, miles de vendedores ambulantes de Lima volvieron a desacatar la cuarentena decretada por el Gobierno de Perú e invadieron las principales calles del centro de la capital peruana, lo que casi deriva en un enfrentamiento con la Policía y los guardias municipales. 

Estas escena de calles atestadas de vendedores ambulantes con carros y bolsas donde cargan variados productos se repite desde hace dos semanas en Lima, el epicentro de la pandemia de la COVID-19 en Perú.

Perú va camino de los 100 días de cuarentena, medida que fue el primer país de Latinoamérica en decretar y que sirvió para evitar una rápida y descontrolada propagación del virus en los primeros días, pero no para que terminase colapsando su frágil y fragmentado sistema público de salud en las regiones más afectadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento