Polémica detención de un hombre en Lavapiés: la Policía dice que tiró una cerveza y dio un manotazo a un agente

  • La Policía asegura que el arresto se produjo tras herir el arrestado a varios agentes e insultar a los vecinos.
Violenta detención de un ciudadano de raza negra en Lavapiés.
Violenta detención de un ciudadano de raza negra en Lavapiés.
Twitter

La detención de un hombre de raza negra el pasado viernes a las 16.45 horas en la plaza Nelson Maldela del barrio madrileño de Lavapiés, ha circulado por las redes y ha despertado las críticas de las asociaciones en contra del racismo.

Según testimonios de los testigos recogidos por la asociación Es Racismo, el hombre, en estado de embriaguez, se encontraba fumando en la calle, ante lo que una señora le recriminó la acción, por ser nocivo para su salud. El joven, según esta asociación no le responde debido a su estado y a que no comprende bien el español. Fue entonces, dicen cuando esta mujer se dirigió a un coche de Policía Nacional que pasaba por la zona para alertarles que le había pedido al chico que se pusiera una mascarilla y se había negado.

Al no comprender bien el idioma y encontrarse ebrio, el hombre tan solo se rio cuando los agentes le pidieron que se pusiera la mascarilla. Tras esta reacción, le pidieron que se identificara y él se negó alegando que solo estaba "sentado en un banco bebiendo, no tenéis derecho a identificarme", por lo que decidieron arrestarle.

La versión de la Policía es distinta: los agentes dicen que la detención se produjo después de que el arrestado hiriera a varios agentes y se comportara de forma violenta con los vecinos, ha informado una portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

Varios vecinos llamaron al 091 porque había un hombre en estado ebrio estaba insultando y amenazando a los viandantes. Hasta el lugar acudieron varias patrullas, que comprobaron que estaba persona se encontraba bastante agitado, en actitud violenta, sin mascarilla y sin respetar las distancias de seguridad.

Cuando los agentes se acercaron, les arrojó una lata de cerveza y comenzó a increparles. Además, dio un manotazo en la sien izquierda a una policía y otros tres agentes más tuvieron que ser atendidos por los servicios sanitarios por pequeñas erosiones y hematomas.

El hombre se resistió a la detención, por lo que tuvieron que reducirle un gran número de agentes, que también contuvieron a alguna persona que quería ayudar al agresor, quien no ha resultado lesionado durante la intervención, tal y como se comprobó en una revisión médica. 

Se trata de un joven de 19 años con varios antecedentes. De hecho, el 12 de marzo de este año fue apresado por intentar robar a una viajera en la estación de Metro de Antón Martín y agredir y robar el equipo de transmisiones que acudió en auxilio de la víctima, han indicado fuentes policiales.

La escena fue grabada por algún vecino, que publicó el vídeo en redes sociales. El diputado de Más País Íñigo Errejón, que vive en este barrio, se hizo eco de las imágenes y escribió en Twitter: "Los derechos humanos hay que respetarlos siempre. En EEUU y en Lavapiés", equiparando este hecho con los recientes casos de violencia policial en Norteamérica. Este comentario provocó una avalancha de respuestas a favor y en contra del político.

"Es sistemático lo que pasa en el barrio de Lavapiés", dice a 20minutos Youssef M. Ouled, periodista e investigador de Rights International Spain. "Recuerda mucho a lo que sucede en el barrio de San Francisco en Bilbao, barrios con fuerte presencia de personas de clase baja, con menos recursos socioeconómicos y también de muchas personas migrantes y racializadas, personas no blancas. En esos barrios la presencia policial siempre suele ser más exagerada que en cualquier otro".

El activista ha compartido el vídeo a través de sus redes sociales, llegando a tener gran repercusión, algo que considera fundamental para denunciar este tipo de acciones. "Muchos de los casos que hemos documentado han sido casos que se han mediatizado a través de las redes sociales. Lo que mueve realmente a las instituciones para que se haga justicia, para que se señalen los comportamientos desproporcionales y esta estructura racista y violenta, es la difusión de esas imágenes. Muchas veces la gente si no lo ve, no se lo cree. Esas imágenes de violencia tan explícita, innegable y notoria lo que hace que la gente se movilice", ha declarado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento