No le dan más de un año de vida. El histórico dirigente de ETA, José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, más conocido como 'Josu Ternera', padece un cáncer terminal, según han explicado a 20 minutos fuentes antiterroristas.

Ternera, 58 años, uno de los miembros con más ascendencia dentro de la banda, integrante de su comité de dirección (la ‘Zuba’), lleva tratándose de un cáncer de estómago desde hace tiempo.

Ha sufrido una recidiva, una reaparición de la enfermedad tras superar una fase de recuperación

Ahora, ha sufrido lo que en términos médicos se llama un recidiva, la reaparición de un tumor tras superar un fase de recuperación, que al parecer ha extendido la enfermedad al páncreas.

El cáncer, y la decisión por parte de la ETA de continuar con una nueva fase de atentados tras la ruptura de la tregua, han provocado que Ternera esté apartado de la dirección de la banda.

En la dirección desde 1980

«Ya no es un peligro, ya no es un referente en ETA ni ningún interlocutor válido», han explicado las mismas fuentes. No hay que olvidar que Ternera encabezó la delegación etarra en la última negociación con el Gobierno socialista, hasta que desapareció de esas reuniones. La última vez que los emisarios del Gobierno le vieron fue en diciembre de 2006.

Ternera ha estado recibiendo tratamiento en una clínica privada

Ternera ha estado recibiendo tratamiento en una clínica privada en el triángulo que forman las fronteras francesas, alemanas y suizas. En todo momento ha estado rodeado de su hijo Egoitz, que a día de hoy también está apartado de la dirección etarra.

Ternera, que pertenece a la jefatura de la banda desde 1980, está en búsqueda y captura desde 2002. En 1998 fue elegido diputado del Parlamento vasco.

De momento, la mejor opción es no detenerle. «Tenerle controlado los meses que le quedan es mejor que arrestarlo y traerlo a España. Por su estado de salud seguramente habría que hospitalizarlo, otro caso De Juana , lo que a ETA le vendría muy bien».